Advertisement

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) informó este lunes que 45 indocumentados fueron detenidos en el área de Houston en una operación de cinco días que culminó el viernes, justo cuando se encontraba en la ciudad el fiscal general Jeff Sessions.

Entre ellos, ICE detalla que 15 ya habían sido deportados previamente y 42 tenían acusaciones criminales por delitos como violación, explotación infantil, robo, tráfico de droga y agresiones.

Advertisemen

“Nuestro foco principal al llevar a cabo operaciones de inmigración dirigidas a mejorar la seguridad pública al remover a extranjeros criminales de nuestras comunidades locales”, dijo el jefe de ICE para Houston, Pat Contreras.

En total, 26 de los arrestos ocurrieron en la ciudad de Houston. El resto en zonas cercanas. Entre los detenidos hay hondureños, salvadoreños, mexicanos, guatemaltecos, argentinos, cubanos, nigerianos, indios, chilenos y turcos.

ICE detalla que uno de ellos es un ciudadano turco de 29 años que fue acusado de explotación infantil; otro es un hondureño de 43 años que ya había sido deportado y acusado de violación; hay además un cubano de 44 años acusado de robo; y un mexicano de 46 años que fue deportado en dos ocasiones anteriores y había sido acusado de narcotráfico y robo.

Los resultados de la operación se anunciaron este lunes, poco después de la visita del fiscal al estado. En sus palabras del viernes, Sessions insistió en la necesidad de un muro y en la colaboración de los ciudadanos con las autoridades locales para detener a quienes cometan delitos o se encuentren en el país sin documentos.

“Sin importar lo que pensemos de la inmigración”, dijo Sessions el viernes, “si te gusta más o menos, todos debemos estar de acuerdo en estas dos metas: acabar con la inmigración ilegal y acabar con la inmigración ilegal criminal”, agregó.