Advertisement

(AP) — La casi centenaria Prima Ballerina Assoluta, Alicia Alonso, recibió el miércoles el premio Estrella del Siglo por la obra de toda su vida, que marcó el arte de la danza a lo largo del planeta con la impronta de lo cubano.

Enfundada en una traje rojo con un turbante al tono que destacó su inconfundible y fino perfil, visiblemente emocionada, Alonso llegó dando pasos cortos al teatro que lleva su nombre y tiene una estatua suya en bronce en puntas de pie.

Advertisemen

Fundadora del Ballet Nacional de Cuba (BNC) junto a su esposo Fernando Alonso, la gran artista casi ciega cumplió en diciembre pasado 98 años y ya no aparece en público. Sentada recibió la escultura y el sello del premio otorgado por el Instituto de la Música Latina (ILM) en una breve ceremonia.

“Nadie mejor que Alicia Alonso para ser comparada con una estrella”, expresó en palabras para la ocasión la poeta Nancy Morejón. “Se ha dicho que la existencia triunfante de Alicia Alonso y del Ballet Nacional de Cuba devolvió la confianza… (en que) las posibilidades culturales de nuestros pueblos no pueden ser restringidas”.

Morejón recordó los prejuicios y autolimitaciones sobre los que debió pasar Alonso para formar bailarines latinos que no tenían cuerpos estándares por sus mezclas raciales y los nuevos estilos con que abordaba el repertorio clásico y romántico, como no se había visto hasta entonces.

La ausencia de las apariciones públicas de Alonso generó últimamente sospechas sobre su salud. Para sorpresa de los amantes del género, a finales del año pasado por ejemplo y por primera vez en la historia de sus 26 ediciones, ella no presenció ninguna de las jornadas del Festival Internacional de Ballet de La Habana, que se desarrolla en esta capital cada dos años y es uno de los eventos de danza más prestigiosos a nivel mundial.

“Indudablemente es un merecido homenaje por parte de los músicos”, expresó el compositor cubano Edesio Alejandro, miembro del ILM. “Con su arte es una promotora natural de música”.

Durante la ceremonia estuvo presente Viengsay Valdés, quien fue nombrada recientemente como directora de manera ejecutiva del BNC que Alonso sigue encabezando de manera simbólica.

“Soy seguidora de ese gran legado”, manifestó Valdés. “Algo que tengo en mi nuevo cargo es el respeto, ese compromiso pero también actualizar nuestra compañía acorde a nuestros tiempos, sin perder esa esencia”.

Nacida el 21 de diciembre de 1920, tuvo su debut profesional en Estados Unidos a finales de los años 30 e ingresó al American Ballet Caravan, antecedente del actual New York City Ballet, y posteriormente se incorporó al Ballet Theatre of New York cuando éste se fundó.

Desde entonces no se detuvo como bailarina y coreógrafa. Su cercanía con la revolución cubana y los líderes Raúl y Fidel Castro le acarreó críticas, así como la mano dura y disciplina con la que manejó el BNC, al cual llevó a la cima de la excelencia artística creando su propia escuela.

El ILM con sede en México fue creado en 1921 y luego de años de ir perdiendo presencia en 2018 fue relanzado para aglutinar y promover géneros de entretenimiento del mundo hispanoparlante.

El venezolano Oscar D’León, el dominicano Johnny Ventura, el puertorriqueño Danny Rivera y el cubano Leo Brower entre otros son embajadores del Instituto.

—————-

Andrea Rodríguez está en Twitter como www.twitter.com/ARodriguezAP