Identifican a sospechoso de tiroteo en Allen, Texas

0
67
En esta imagen tomada de un video proporcionado por el canal de televisión WFAA, clientes y personal salen de un centro comercial en que se registró un tiroteo, el sábado 6 de mayo de 2023, en Allen, Texas. (WFAA vía AP)

(AP) — El hombre que mató a ocho personas en un centro comercial en Texas ha sido identificado como un hombre de 33 años llamado Mauricio García.

Así lo informaron tres fuentes policiales que hablaron a The Associated Press a condición de anonimato.

Uno de los funcionarios dijo que García se estaba quedando en un motel cercano. Los detectives estaban registrando el motel y una vivienda en la zona de Dallas vinculados con el sospechoso.

El funcionario añadió que la policía halló varias armas en el lugar, luego que García fue ultimado por uno de los agentes. Entre las armas había un fusil tipo AR-15 y una pistola, dijo la fuente.

El domingo, la comunidad de Allen se convirtió en la más reciente comunidad estadounidense en llorar las víctimas de un tiroteo masivo.

Esta vez fue en un centro comercial del área de Dallas, donde un hombre armado salió de un automóvil y comenzó a disparar contra los compradores el sábado. Ocho personas murieron y siete resultaron heridas antes de que el agresor fuera abatido por un agente de policía que se encontraba cerca.

John Mark Caton, pastor principal de la Iglesia Cottonwood Creek, a unos 3 kilómetros (2 millas) del centro comercial, ofreció oraciones durante su servicio semanal por las víctimas, los socorristas y los compradores y empleados que “caminaron entre cosas que nunca deberían haber visto”.

“Algunos de los nuestros estaban allí. Algunos quizás en esta sala. Algunos de nuestros estudiantes trabajaban en esas tiendas y esto les cambiará para siempre”, dijo Caton.

Recordando conversaciones telefónicas con agentes de policía, dijo: “No hubo ningún agente con el que hablara ayer que en algún momento de la llamada no llorara”.

La iglesia planeó una vigilia de oración vespertina tras el tiroteo, que fue el último ataque que contribuyó al ritmo sin precedentes de asesinatos en masa de este año. Apenas una semana antes, cinco personas fueron abatidas en Cleveland, Texas, después de que un vecino pidiera a un hombre que dejara de disparar su arma mientras un bebé dormía, según informaron las autoridades.

La policía no proporcionó de inmediato detalles sobre las víctimas en el Allen Premium Outlets, un extenso centro comercial al aire libre, pero los testigos dijeron haber visto niños entre ellas. Algunos dijeron que también vieron lo que parecía ser un agente de policía y un guardia de seguridad del centro comercial inconsciente en el suelo.

Maxwell Gum, de 16 años y empleado de una tienda de pretzels cercana, describió cómo vio a la estampida de compradores. Junto con otras personas, corrió a refugiarse en un almacén.

“Empezamos a correr. Había niños que fueron pisoteados”, contó Gum. “Mi colega de trabajo recogió a una niñita de 4 años y se la entregó a sus padres”.

Videos del tablero de un carro colocados en internet muestran a un hombre saliéndose de un carro y disparando contra personas en la acera. Se escuchan casi 40 disparos mientras el vehículo que tomaba el video se alejaba.

El jefe de bomberos de Allen, Jonathan Boyd, indicó que siete personas, entre ellas el agresor, murieron en el lugar. Otras dos personas murieron en hospitales.

Siete personas seguían hospitalizadas el domingo – tres en condición crítica y tres en condición estable, indicó en un comunicado el Departamento de Policía de Allen.

Un policía de Allen estaba en la zona atendiendo una llamada no relacionada cuando escuchó disparos a eso de las 3:36 p.m., informó el departamento policial en Facebook.

“El oficial encaró al sospechoso y neutralizó la amenaza. Seguidamente llamó al personal de emergencia”, dice el mensaje.

Los tiroteos masivos han estado ocurriendo con asombrosa frecuencia este año en Estados Unidos: en promedio, uno por semana, según una base de datos realizada por The Associated Press y USA Today en asociación con la Northeastern University.

En un comunicado, el presidente Joe Biden declaró que al agresor llevaba equipos tácticos de combate y usó un fusil tipo AR-15. Imploró al Congreso aprobar mayores restricciones a la tenencia de armas y municiones.

“Este tipo de ataque es demasiado chocante y no debería ser algo tan común. Y sin embargo, las comunidades de la nación han sufrido unos 200 tiroteos masivos en lo que va de año, según los conteos más confiables”, expresó el mandatario, quien ordenó bajar banderas a media asta.

___ Contribuyeron a esta nota los corresponsales Jamie Stengle y Adam Kealoha Causey en Dallas, y Gene Johnson en Seattle.