Advertisement

Un joven dreamer murió asesinado en México menos de un mes después de haber sido deportado, informó el diario Des Moines Register.

Manuel Antonio Cano-Pacheco, de 19 años, un estudiante bachillerato de Des Moines, Iowa, fue escoltado a México por funcionarios del ICE a fines de mayo bajo una “salida voluntaria”, de país. Alrededor de tres semanas después de llegar a Zacatecas, fue asesinado cuando salía a un restaurante en busca de comida.

Advertisemen

“Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”, dijo su amigo Juan Verduzco.

Relacionado: Republicanos trabajan en un acuerdo sobre la legalización de los dreamers

El joven agregó que Cano-Pacheco tenía “una depresión realmente mala” y comenzó a beber después de que su padre fue enviado a la cárcel por delitos relacionados con las drogas hace más de dos años. “Las cosas iban cuesta abajo. No sabía qué más hacer al respecto”.

Cano-Pacheco logró el derecho a permanecer en Estados Unidos bajo el programa de Acción Diferida para Llegadas en la Infancia, DACA, iniciado por la administración Obama. El año pasado, la policía lo detuvo a Cano-Pacheco y recibió dos condenas por delitos menores de drogas, lo que resultó en que un juez de inmigración federal cancelara su estado de DACA.

Relacionado: Dreamers graduados en Derecho se enfrentan al sistema para que les dejen ejercer su oficio

En un comunicado, ICE dijo que Cano-Pacheco no fue técnicamente deportado, sino que fue escoltado a México por agentes de deportación. Aunque los dos procesos parecen similares, una partida “voluntaria” no conlleva las penalidades adicionales que conlleva la deportación.

Según el oficial de asuntos públicos de ICE Shawn Neudauer, Cano-Pacheco fue arrestado por las autoridades de inmigración en abril de 2017 en la Cárcel del Condado de Polk en Iowa después de que fue condenado por un cargo menor por drogas.

“En este mismo momento, Cano-Pacheco también fue declarado culpable de un delito menor por separado en el condado de Polk”, dijo Neudauer en un comunicado.

También indicó que el joven fue condenado por otros dos delitos menores mientras esperaba la audiencia. El 10 de abril, dijo, el estudiante solicitó la salida voluntaria, que fue otorgada por un juez federal de inmigración y regresó a México dos semanas después.