Advertisement

Se dice que la gente no se prepara bien para la jubilación. Y que las empresas menos todavía.

En Estados Unidos, solo uno de cada diez empresas grandes ofrecen la posibilidad de jubilarse por etapas, lo que permite el empleado ir reduciendo sus horas de trabajo de a poco antes de dejar de trabajar, según un estudio del 2018 de la consultora Willis Towers Watson. Menos de una tercera parte de las firmas tomadas en cuenta en el estudio ofrecían al empleado la posibilidad de trabajar a tiempo parcial o de cumplir labores menos exigentes, de acuerdo con el mismo estudio, que analizó la situación en 143 empresas con 2,9 millones de empleados.

Advertisemen

Es una lástima, ya que condiciones laborales más flexibles no benefician solo a las personas que quieren seguir trabajando por un tiempo más después de llegar a la edad jubilatoria. También ayudan a resolver situaciones creadas por personal que tiene hijos, sigue estudiando o debe cuidar a padres ancianos.

LOS PROGRAMAS VARÍAN MUCHO

Los programas de jubilación por etapas pueden asumir muchas formas. Un informe del 2017 de la Oficina de Rendición de Cuentas (ORC) del gobierno incluye las siguientes:

—Un programa que permite a los trabajadores de al menos 55 años con diez años de servicios reducir sus horas un 20% y su salario también un 20%, pero conservar el seguro médico y la pensión que puedan tener;

—Otro que permite a los empleados de al menos 60 años con cinco años de servicios reducir sus horas de un 20% a un 50%, o incluso más si renuncian al seguro médico.

—Un patrón que permite a los empleados de al menos 55 años con siete años de servicio negociar una jubilación por etapas según sus preferencias, conservando sus beneficios mientras siga trabajando.

—Una empresa que permite a sus empleados cambiar de funciones y realizar tareas menos estresantes o complejas, e incluso reducir paulatinamente sus horas de trabajo, conservando su seguro de salud si trabaja al menos 25 horas por semana.

Los patrones que ofrecen la posibilidad de una jubilación por etapas dicen que ese programa es beneficioso para la empresa, de acuerdo con la ORC.

La jubilación por etapas permite tanto a la empresa como al empleado adaptarse de a poco a las nuevas circunstancias, evitando rupturas que pueden ser traumáticas para ambos. Las empresas pueden planificar mejor el futuro ya que saben de antemano que el empleado piensa jubilarse y tienen la posibilidad de pedir al empleado experimentado que entrene a su reemplazante más joven, transmitiéndole años de conocimientos.

“De otro modo, en un abrir y cerrar de ojos se pierden años de conocimientos”, dijo Susan Weinstock, vicepresidenta de la AARP, (American Association of Retired Persons, que vela por los intereses de los jubilados).

LA JUBILACIÓN DE UN EMPLEADO CONLLEVA LA PÉRDIDA DE TALENTO Y CONOCIMIENTOS

La jubilación es un tema delicado. El 83% de las firmas consultadas en el estudio de Willis Towers Watson dijeron que un porcentaje importante de empleados se acerca a la edad de jubilarse.

Las empresas, sin embargo, tal vez no estén del todo conscientes de cuánta gente necesitarán para reemplazar a quienes se jubilan, de acuerdo con Catherine Collinson, directora y presidenta del Centro Transamerica de Estudios de Jubilados.

Por ejemplo, siete de cada diez firmas consultadas por ese grupo el año pasado dijeron que confiaban en que sus empleados tendrían suficientes ahorros cuando se jubilasen. Pero solo seis de cada diez empleados opinaron lo mismo.

AL EMPLEADO LE CUESTA PLANTEAR EL TEMA

Otro aspecto relevante: Los patrones a menudo piensan que sus empleados no están interesados en horarios más flexibles o en una jubilación por etapas dado que no lo han solicitado. Pero al empleado a veces le cuesta hacer esa gestión por temor a que piensen que no se toma su trabajo muy en serio o a que lo fuercen a jubilarse antes de que ellos estén listos para hacerlo, señaló Collinson.

“El empleado no quiere dar a conocer sus cartas”, indicó.

Es de notar que la jubilación por etapas no es algo que se pueda ofrecer a todo el mundo. Abundan los imponderables y con frecuencia la gente deja de trabajar antes de lo que pensaba porque es licenciada, por razones médicas o porque deben cuidar de alguien.

A veces la gente dice que va a trabajar hasta que se muera. Lo más probable, no obstante, es que eso no sea así.

En todo caso, Collinson dice que la gente puede mejorar sus posibilidades de seguir trabajando a una edad avanzada actualizándose constantemente y manteniendo un buen desempeño.

“Un empleado superior va a tener mejores fichas para negociar que un empleado promedio”, manifestó.

________________________________________

Este artículo fue suministrado a The Associated Press por el portal de finanzas NerdWallet. Liz Weston es una columnista de NerdWallet, asesora de finanzas y autora de “Your Credit Score” Email: lweston@nerdwallet.com. Twitter: @lizweston.