Advertisement

La estrella televisiva Kim Kardashian ya ha demostrado en varias ocasiones que es una esposa atenta y entregada que no duda en dejarlo prácticamente todo atrás cuando su marido, el rapero Kanye West, requiere de su ayuda en situaciones emergencia, como ocurría hace cerca de un año y medio durante el tratamiento que recibió el artista para combatir sus incontrolables brotes de estrés y ansiedad.

El pasado domingo, como se ha encargado de desvelar el portal de noticias TMZ, la más famosa del clan Kardashian no se lo pensó dos veces antes de montar al artista en su coche y, en lugar de llamar a un chófer o a alguno de los numerosos empleados que tienen a su disposición, ponerse ella misma al volante para trasladarle al hospital y lidiar desde allí con los síntomas de una gripe que no había dejado de empeorar a lo largo de todo el día.

Advertisemen

Según el mismo medio, Kim condujo a su esposo hasta el Hospital West Hills del Valle de San Fernando y ambos entraron por la zona de urgencias para que el intérprete, quien ya se había estado quejando en Twitter sobre los efectos de la enfermedad, fuera atendido cuanto antes por los médicos. Pocas horas después, el matrimonio volvía a casa sin mayores problemas para que Kanye continuara con su reposo.