La adolescente Najiah Knight quiere ser la primera mujer en el nivel más alto del rodeo

0
53

(AP) — Najiah Knight deja caer su cuerpo de 45 kilos sobre un toro de más de media tonelada que resopla, y ajusta sus cuerdas, calentando la resina pegajosa. La música suena en toda la arena, pero lo único que Najiah puede escuchar es a su padre, en el corral con ella, y a su mamá, quien la apoya desde las gradas. Ella asiente para indicar que está lista y un vaquero jala la puerta del corral.

La puerta se abre, y Najiah, una gladiadora de 17 años entra a un ring en el que mandan los hombres, comienza a bailar con el toro.

Najiah, una estudiante de secundaria en un pequeño pueblo de Oregon, está en una búsqueda de un año para convertirse en la primera mujer en competir en el máximo nivel del circuito Profesional Bull Riders (PBR). No puede integrarse hasta el próximo año, cuando cumpla 18, e incluso entonces tendrá que demostrar que es lo suficientemente buena para calificar.

La competencia es feroz: solamente unos 30 de los mejores jinetes de todo el mundo llegan a la cima. Requiere tiempo, viajar, dinero y, tal vez lo que más se necesita, agallas. El deporte es innegablemente peligroso, con los participantes frecuentemente lesionados e incluso muertos.

Nada de eso desconcierta a Najiah. Si hay una cualidad que no tiene, esa es el miedo.

“Desde que era una pequeña, de 3 años, le decía a mi papá que esto es lo que voy a hacer”, recuerda. “Seré jinete de toros. Voy a lograrlo. A medida que crecí, pensé: ‘Voy a estar en PBR, seré la primera niña’.

“Ese es mi por qué. Eso es lo que me mueve”, dijo Najiah, la única mujer que clasificó en la división de 16-18 años para la Final Mundial Juvenil de este mes en Las Vegas.

Ahí, con casco y protector bucal, hizo ajustes en el corral en la cuerda que rodea al toro. Echó sus caderas hacia el frente. Luego vino el visto bueno. En ese momento no hay emociones, solamente concentración.

“Tienes que estar concentrada, tienes que seguir al toro”, dijo Najiah. “Sólo estoy tratando de permanecer y esforzarme”.

En la monta de toros, los competidores intentan permanecer sobre el animal que se encabrita durante ocho segundos mientras mantienen una mano en el aire. Es violento y caótico. Los jinetes no pueden tocar al toro con su mano libre. Si alcanzan los ocho segundos, se puntúan tanto al toro como al jinete, siendo 100 la calificación más alta, aunque rara vez se otorga.

Como muchos de los adolescentes de ese día, Najiah cayó en sólo un par de segundos. Pero tendría otra oportunidad.

“NO DOMESTICAR ESE DESEO”
De vuelta en casa, Najiah es la típica adolescente por encima de la estrella del rodeo. Vive a las afueras de Arlington, un pueblo perdido de 628 habitantes que se encuentra a lo largo de la interestatal 84, que traviesa Oregon. Hay una estación de servicio de gasolina, una pequeña tienda de comestibles, una ferretería y un restaurante Big River Pizza & Grill, con el lema “Come, Bebe y Sonríe”.

Najiah juega vóleibol y baloncesto para la secundaria Arlington High, que combina equipos con una escuela cercana porque ambas son muy pequeñas. Al verla nunca sabrías lo dura que es, dice su entrenador. Pero sus padres se dieron cuenta desde el inicio que su hija no tenía miedo.

A los 3 años, Andrew Knight dice que Najiah comenzó a montar ovejas, lo que se conoce como reventar corderos. “Era como si tuviera pantalones con velcro y se los pegara”, dijo riendo. “No había un centímetro de movimiento que la apartara, incluso cuando la arrastró por el suelo”.

Su mamá, Missi, también lo vio. “No había forma de controlar ese deseo”, dijo.

Andrew también es jinete de toros y Missi quería poder tratar a cualquiera de ellos en caso de lesión. Entonces se formó como paramédico y ello se convirtió en su carrera.

Cuando Najiah cumplió siete años, empezó a montar novillos. A los 9 ya se dedicaba a los toros en miniatura y llamaba la atención. De 2018 a 2020, estuvo clasificada entre los 15 mejores jinetes de minitoros del país. En 2020, fue la primera chica en montar en el Madison Square Garden de Nueva York. Y en la tercera ronda venció a todos los chicos.

Un año después, Najiah se fracturó el brazo; no quería creer lo que había sucedido, pero Missi se dio cuenta gracias a su entrenamiento. Ha sido una de las pocas lesiones que la dejó fuera de las finales juveniles. También lo hizo la pandemia de COVID-19. Pero desde hace unos dos años monta toros jóvenes, un escalón por debajo de los toros grandes. Terminó entre los tres primeros en su región este año para ganarse un lugar en la Final Mundial Juvenil.

En casa, después del entrenamiento de vóleibol, Najiah entrena con Andrew en un barril equipado con resortes y palancas para simular un paseo en toro. Se encuentra en una delgada línea entre el entrenador y el padre. Si él siente miedo, dice, su hija también lo sentirá. Por eso su lema es positivo.

Bromea con Najiah antes de que ella cabalgue para mantenerla relajada, pero una vez que ella está en el corral, recurre a animarla.

“Tú puedes”, le dice.

“LA CABALGATA PERFECTA”
Dos días después después de su primer recorrido en Las Vegas, Najiah tuvo su segunda oportunidad en la Final Mundial Juvenil.

Se estiró e hizo un pequeño baile circular con las piernas arqueadas. Ella se arrodilló en oración. Con su padre, se preparó para el viaje: el dúo pudo comunicarse sin hablar mientras Najiah tiraba de la cuerda de su toro en la fila hacia los toboganes.

Asintió, motivada como siempre. Pero nuevamente fue derribada por el toro unos segundos después, lejos de los ocho segundos. No avanzó a la ronda final.

Ella estaba decepcionada, pero no desanimada. “Quería que fuera perfecto, la cabalgata perfecta, pero no siempre es así”, dijo. “Siempre habrá una próxima vez”.

Najiah es tan directa como siempre sobre lo que quiere lograr: ser la primera mujer en la gira de alto nivel de PBR, “Unleash The Beast”; ser nombrada Novata del Año; y ganar un campeonato mundial. Cada cabalgata, pase lo que pase, es un paso hacia ese objetivo.

___