La estela de dolor que perdura en las víctimas del narco Pablo Escobar a 30 años de su muerte

0
62
ARCHIVO - Imágenes enmarcadas del fallecido narcotraficante Pablo Escobar se exhiben a la venta en una tienda de souvenirs en Doradal, Colombia, el 5 de febrero de 2021. Escobar fue asesinado el 2 de diciembre de 1993 en un tiroteo en una azotea con la policía. (Foto AP/Fernando Vergara, Archivo)

(AP) — “¡Mataron a Pablo Escobar!”, le gritaron a Gonzalo Rojas Peña sus compañeros en el colegio al enterarse de la noticia. ”¿No se alegra?”, agregaron de inmediato al verlo pasmado y sentado en el suelo.

El narcotraficante más buscado del mundo y el responsable de la muerte de su padre había sido abatido ese 2 de diciembre de 1993.

En Medellín, al noroeste de Colombia, un Escobar acorralado trató de huir del asedio de la policía por el tejado de una casa cuando fue impactado por disparos. Barbado, descalzo, vestido con un jean y una camiseta, lucía ensangrentado boca abajo, con el brazo izquierdo sobre la cabeza y la mano derecha sobre las tejas.

Por primera vez en varios años, Rojas Peña, de 14 años, creyó que sentiría algo de tranquilidad.
(AP) — “¡Mataron a Pablo Escobar!”, le gritaron a Gonzalo Rojas Peña sus compañeros en el colegio al enterarse de la noticia. ”¿No se alegra?”, agregaron de inmediato al verlo pasmado y sentado en el suelo.

El narcotraficante más buscado del mundo y el responsable de la muerte de su padre había sido abatido ese 2 de diciembre de 1993.

En Medellín, al noroeste de Colombia, un Escobar acorralado trató de huir del asedio de la policía por el tejado de una casa cuando fue impactado por disparos. Barbado, descalzo, vestido con un jean y una camiseta, lucía ensangrentado boca abajo, con el brazo izquierdo sobre la cabeza y la mano derecha sobre las tejas.

Por primera vez en varios años, Rojas Peña, de 14 años, creyó que sentiría algo de tranquilidad.