La Fórmula Uno aumenta su popularidad de la mano de buena música

0
56

(AP) — Más allá de la ingeniería, el atletismo, la velocidad y el lujo, a los fans les encanta el sonido de la Fórmula Uno.

Los ritmos feroces de un motor híbrido V6 turboalimentado; el staccato de un cambio de marcha apresurado; zumbidos sensuales y estruendosos. Existe un verdadero aprecio musical por el automovilismo de élite. Los motores se clasifican utilizando revoluciones por minuto (RPM), de la misma manera que los discos de vinilo.

No es de extrañar que la F1 entusiasme a músicos y melómanos desde hace décadas: George Harrison, de los Beatles, escribió “Faster” sobre la serie, que describió como “un rock ‘n’ roll ruidoso”; el mismo espíritu que inspiró un título de Mario Andretti para el “Award Tour” de A Tribe Called Quest. Pero en los últimos años, un creciente interés en la F1, particularmente entre los jóvenes estadounidenses, ha hecho que su influencia en el mundo de la música (y viceversa) sea imposible de ignorar.

Está “Monaco” de Bad Bunny y “Por la familia” de Carín León, ambos con el piloto mexicano de Red Bull Sergio “Checo” Pérez en sus videos. La prometedora banda indie Wednesday incluyó una canción llamada “Formula One” en su álbum de 2023 “Rat Saw God”. Los músicos que aman la F1 no se limitan a ningún género ni país, su atractivo es tan global como el deporte mismo.

Un buen ejemplo es el Gran Premio inaugural de Las Vegas de esta semana, en el que los pilotos de F1 recorrerán la pista, bañados por el brillo de sus opulentos casinos. La música se mezclará con el deporte del motor en innumerables eventos a partir del miércoles, incluida una ceremonia de apertura con will.i.am, J Balvin, Tiësto, John Legend, Keith Urban, Kylie Minogue, Thirty Seconds to Mars y más.

Los conciertos se han convertido en una adición esperada a la experiencia de la F1, y la tendencia se ha abierto paso en Estados Unidos durante la última década.

Desde 2012, el Circuito de las Américas (COTA por sus siglas en inglés) en Austin, Texas, había sido la única sede de la F1 en Estados Unidos, hasta la inclusión de Miami el año pasado y Las Vegas en 2023. Glynn Wedgewood, vicepresidente senior de música y entretenimiento de COTA, dice que la pista es la primera introdujo presentaciones de música en vivo con Elton John en 2015. Desde entonces, han actuado Taylor Swift, Imagine Dragons y Pink. En 2019, COTA contaba con tres días de actuaciones. Tan sólo el cartel de 2023 incluía a The Killers, Queen con Adam Lambert, los Rolling Stones y Tiësto.

Ese cartel, que se inclina más hacia el rock para la audiencia de COTA, en comparación con los artistas latinos incluidos en Miami, es “un testimonio de lo que hemos visto en los últimos años”, dice Wedgewood. “Es una audiencia de rock joven”.

Wedgewood hace referencia a los efectos de “Drive to Survive” de Netflix, la popular serie documental que alteró con éxito la demografía tradicionalmente asociada con el deporte de motor más lujoso del mundo (mayores, ricos, hombres) y lo abrió a una generación más joven, particularmente a los estadounidenses. En 2018, 265.000 personas asistieron a la carrera en COTA. En 2023, esa cifra saltó a 432.000. Eso también se traduce en audiencia televisiva. Según ESPN, la audiencia de la F1 en 2022 aumentó significativamente entre los adolescentes, las mujeres y el grupo demográfico clave de 18 a 34 años.

La conexión entre la música y la Fórmula Uno, para Wedgewood, es innata.

“La mayoría de la gente escucha música en su coche”, afirma. “Está casi inconscientemente arraigado en nuestro ADN: que las carreras van de la mano con la música”.

Este año, will.i.am se convirtió en el primer artista residente global de la Fórmula Uno, algo que el músico planteó al director ejecutivo del Grupo Fórmula Uno, Stefano Domenicali, como una serie de colaboraciones musicales que celebran el deporte, así como una oportunidad de llevar el aspecto de los conciertos de la F1 a un nivel superior, audiencia global, no sólo aquellos que tienen la suerte de verlo en vivo. El papel llevó al miembro de Black Eyed Peas a lanzar su primer sencillo en solitario en más de una década: “The Formula”, con Lil Wayne. A esto le siguió “Let’s Go”, otro tema inspirado en la F1, en el que participa J Balvin.

will.i.am ha sido un gran aficionado de la F1 desde que los Black Eyed Peas actuaron en el primer Gran Premio de Singapur celebrado en el circuito de Marina Bay en 2008. Desde entonces, había notado una desconexión entre la música en vivo y las experiencias de entretenimiento en las carreras de F1 y lo que se transmite en la televisión, así como una oportunidad perdida para los artistas.

”¿Por qué la gente no lanza música en el momento en que se presenta su evento de F1?”, preguntó, comparándolo con el Super Bowl, en el que los artistas frecuentemente lanzan música nueva antes de sus presentaciones (televisadas) en el espectáculo de medio tiempo. “Los artistas en residencia realmente pueden ayudar a cerrar esa brecha”.

Tiësto, un fan de la F1 de toda la vida, lanzó el álbum “Drive” en abril, con un casco de carreras de F1 en la portada.

“No se trata sólo del auto y las carreras, sino del entorno que lo rodea, de la emoción que lo rodea”, dice la experiencia de un fin de semana de carreras. “Existe una conexión orgánica allí”.

El DJ cree que la evolución de la experiencia de asistir a un Gran Premio refleja el creciente interés en el deporte, particularmente en Estados Unidos y entre los jóvenes.

“Quieren ver la carrera, ya sabes, pero quieren divertirse. Quieren tomar una copa. Es el momento perfecto para crear un festival”, afirma.

Los pilotos de F1 también se han metido en la música. El piloto de Ferrari, Charles LeClerc, firmó con la empresa de gestión musical Verdigris a principios de este año y ha lanzado composiciones instrumentales; Lewis Hamilton, siete veces campeón mundial, no es ajeno a la creación musical, participó en la canción “Pipe” de Christina Aguilera de 2018 bajo el seudónimo XNDA. Chloe Stroll, hermana del piloto de Aston Martin, Lance Stroll, ha forjado una incipiente carrera pop celebrada por los fanáticos del deporte.

“Lo hizo que me gustara el deporte fue la música. Fui al deporte tocando música”, dice will.i.am. “Siempre me han encantado los coches, pero ¿por qué me gusta la F1 y no (IndyCar)? ¿Qué tiene la F1 que hace que me guste este deporte? Es su lugar como fenómeno cultural”, dice, haciendo referencia a la mezcla de moda, la música y el arte de la F1.

“Ellos notan el valor de que vengan diferentes disciplinas para celebrar su deporte”, añadió.

La unión moderna de la F1 y la música no ha estado exenta de obstáculos. A pesar de la afluencia de nuevos fanáticos, ver carreras en vivo sigue siendo una experiencia de élite. La carrera de Las Vegas es el evento más caro del calendario de este año. El espectáculo previo a la carrera del año pasado en Miami fue recibido con disgusto por parte de los propios pilotos de F1, quienes criticaron la pompa y las circunstancias de sus presentaciones, es decir, que permanecieron demasiado tiempo bajo el sol de Florida con sus uniformes durante el tiempo de preparación. En Las Vegas, la ceremonia se llevará a cabo el miércoles antes de la carrera del sábado.

Las Vegas ofrecerá su propia combinación de música y deportes de motor durante toda la semana.

El jueves por la noche, el productor Mark Ronson actuará en la T-Mobile Zone en el nuevo foro Sphere entre dos sesiones de práctica de carreras. El cerebro detrás de la banda sonora de “Barbie” ya sabe que existe un gran cruce entre los melómanos y los fanáticos de la F1.

Ahora “descubriremos el cruce entre los fans de la F1 y los de ‘Barbie’”, bromea.