La mayoría de muertes en Palm Beach por Covid-19 fueron contribuidas por otra enfermedad

Palm Beach, FL.- Un análisis de los registros del médico forense del condado de Palm Beach revela que la mayoría de las muertes del condado etiquetadas como muertes por covid no pueden atribuirse solo a COVID-19.

Muchos de ellos involucraban enfermedades adyacentes como diabetes, enfermedades cardiovasculares, demencia y demás.

La oficina del médico forense nos proporcionó una lista actualizada de 658 muertes que el condado considera “muertes COVID-19“.

Esta lista eliminó las ocho muertes erróneas que el equipo investigativo del canal 12 CBS descubrió la semana pasada y agregó docenas de casos nuevos.

De los 658 casos, solo 86 se enumeraron como muertes por “neumonía COVID-19” sin ninguna causa contribuyente.

Tres fueron muertes por “infección respiratoria COVID-19” sin ninguna causa.

En 94 casos, los individuos murieron por una combinación de infecciones generadas por COVID-19, neumonía e infección / falla respiratoria, sin ninguna otra causa contribuyente.

Los casos anteriores (solo neumonía por COVID-19, solo infección respiratoria por COVID-19 y una combinación de neumonía por COVID-19 e infección respiratoria) representan aproximadamente el 27 por ciento de todas las muertes por COVID-19 en el condado de Palm Beach.

Todos las demás implican diversas enfermedades.

El I-Team descubrió que en 116 casos, los individuos tenían tres o más afecciones de salud graves además de una infección por COVID-19 enumerada como causa o causa contribuyente de muerte.

Por ejemplo, una mujer de 94 años que padecía diabetes tipo 2, fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca congestiva, y luego se complicó su salud al presentar una falla respiratoria aguda y neumonía, por COVID-19.

En 92 casos, COVID-19 figura como una causa contributiva, pero no como la causa de la muerte.

Esto incluye a un hombre de 72 años que murió de una infección del tracto urinario, y tuvo una infección por COVID-19 catalogada como “causa contribuyente”.

La edad promedio de las muertes COVID-19 del condado de Palm Beach es de 77 años.

“El hecho de que se nombre a COVID-19 como una enfermedad contribuyente de muerte, no es algo nuevo”, dijo el Dr. Terry Adirim, decano asociado senior de la Facultad de Medicina de la Florida Atlantic University.

Adirim está estudiando los datos de mortalidad de COVID-19 en Florida y revisó la misma hoja de cálculo del médico forense del condado de Palm Beach.

Ella dijo que a pesar de que la edad promedio de muerte por COVID-19 en el condado de Palm Beach es de 77 años, no significa que los jóvenes deben bajar la guardia.

“Cuanto más expuesto esté, más probabilidades tendrá de tener una enfermedad grave, más probabilidades tendrá de morir”, dijo. “Y si ha sido infectado, incluso si es más joven, lo traerá a casa y también lo traerá a su comunidad”.

Del mismo modo, dijo que las personas sanas no deberían descartar la amenaza COVID-19, solo porque la mayoría de las muertes involucran otras condiciones de salud.

“No tenemos una vacuna, es un virus novedoso, y sí, lo estamos tratando mejor y sí, tiende a afectar a las personas con condiciones subyacentes, pero es como jugar a la ruleta rusa”.

Le preguntamos a Adirim sobre el número de casos contados como muertes COVID-19 que tenían el virus en la lista como una causa contribuyente, y no la causa de la muerte.

Ella dijo que tiene sentido contarlos como muertes de COVID-19 porque el virus podría causar que las enfermedades adyacentes se empeoren, generando la muerte.

“Creo que es una pista falsa para que la gente piense que el COVID-19 no es mortal y no sea contado como tal. Muy posiblemente estos pacientes estarían vivos con sus enfermedades, si es que Covid-19 nunca hubiera llegado a su cuerpo”. Recalcó

Artículo publicado originalmente en WWHB Azteca 48

Similar Articles

Comments

Noticias recientes