Advertisement

Los Rams avanzaron al Super Bowl LIII después de vencer a los Saints en el Mercedes-Benz Superdome. Sin embargo, para los aficionados de New Orleans hay una jugada que nunca olvidarán ─al igual que la falla al tacklear por parte de Marcus Williams en el ‘Milagro de Minnesota’.

En el último periodo de la Final de Conferencia de la NFC, Nickell Robey-Coleman golpeó antes de tiempo a Tommylee Lewis en una visible interferencia de pase. Sin embargo, y para sorpresa de propios y extraños, las ‘cebras’ se guardaron los pañuelos, generando la ira del staff y aficionados de los Saints.

Advertisemen

“Acaba de terminar una llamada con la oficina de la liga. Arruinaron las marcaciones. No estoy seguro si hubo una interferencia de pase más obvia antes”, declaró Sean Payton después del juego.

Incluso, de acuerdo con Ian Rapoport, insider de NFL Network, el head coach de New Orleans agregó que tuvo comunicación con Al Riveron, vicepresidente de los árbitros, quien reconoció los errores cometidos por los referees en el encuentro.

No obstante, y a pesar de sufrir una dolorosa derrota, Payton declaró en la conferencia poserior al encuentro, que reconoce el trabajo que realizaron los pupilos de Sean McVay para alcanzar el Super Bowl.

“Es una manera dura de perder, especialmente cuando estas en posición de ganarlo. Perdimos la oportunidad de jugar el Super Bowl por la marcación y es decepcionante. Pero créditos a los Rams, hicieron un gran trabajo e hicieron las jugadas en el final, cuando las necesitaban”, indicó el entrenador en jefe.