La ONU alerta de violencia en el hogar durante la pandemia

(AP) — Con más de 1,2 millones de personas infectadas por el nuevo coronavirus en todo el mundo, el jefe de Naciones Unidas pidió “paz en el hogar”, preocupado por el aumento de la violencia doméstica al agravarse los costes financieros y sociales de la pandemia.

Las autoridades de Estados Unidos alertaron de malas noticias por llegar en el país más afectado, donde los suministros médicos escaseaban y las morgues quedaban saturadas. Autoridades japonesas valoraban declarar el estado de emergencia ante el aumento de las infecciones en la tercera economía del mundo, que tiene la población más envejecida del planeta.

Según medios, esa declaración abarcaría la megalópolis de Tokio y otras zonas, unas pocas semanas después de que se aplazaran los Juegos Olímpicos de verano hasta el año que viene.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, describió un “espantoso aumento global de la violencia doméstica” en las últimas semanas. Tras pedir un cese el fuego inmediato en todos los conflictos armados el pasado 23 de marzo, el domingo por la noche dijo en un comunicado que era hora de pedir el final de toda la violencia “en todas partes, ahora”.

“Para muchas mujeres y niñas, la amenaza es mayor allí donde deberían estar más seguras, en sus propios hogares”, dijo Guterres. “De modo que hoy hago una nueva llamada a la paz en casa -y en las casas- de todo el mundo”.

También señaló que los servicios médicos y la policía estaban superados y que otras alternativas para ayudar a las víctimas estaban al límite o no disponibles, después de las comunidades redujeran los servicios durante las cuarentenas para combatir la pandemia.

“Insto a todos los gobiernos a hacer de la prevención y reparación de la violencia contra las mujeres una pieza clave de sus planes de respuesta nacional para el COVID-19”, dijo Guterres.

En Japón, el primer ministro, Shinzo Abe, preparaba una declaración de emergencia en Tokio y otras ciudades para el martes, según medios. También se esperaba que su gobierno anunciara un paquete económico valorado en 550.000 millones de dólares para financiar las medidas contra el virus y apoyar a empresas y el mercado laboral.

Las autoridades japonesas dijeron que no podían imponer una suspensión de actividad como las declaradas en China o partes de Europa, una limitación del gobierno que es en parte una herencia de la historia autoritaria de Japón hasta el final de la II Guerra Mundial.

La mayoría de las medidas en la declaración de Abe serían peticiones e instrucciones, sin sanciones para los infractores. Pero esas peticiones supondrían una gran presión psicológica para la población.

Similar Articles

Comments

Noticias recientes