Advertisement

NACIONES UNIDAS (AP) — Capeando el temporal de una era complicada, los líderes mundiales se reunían el martes para su cumbre anual en Naciones Unidas con una agenda marcada por el cambio climático, los conflictos regionales y una disputa en Oriente Medio que podría tener consecuencias para todo el planeta.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, abrirá la sesión de la Asamblea General con un discurso sobre el estado del mundo. Después seguirán el primer orador tradicional, Brasil, representado por su nuevo presidente, Jair Bolsonaro, y Estados Unidos, representado por su presidente, Donald Trump.

Advertisemen

La ONU, diseñada para fomentar un mundo multilateral, ha tenido problemas ante la creciente tendencia al unilateralismo protagonizada por países como Estados Unidos, que prefieren ir por su cuenta en lugar de la colaboración que defiende el organismo global.

La cumbre se celebra en medio de fuertes tensiones entre Irán y Arabia Saudí, respaldada por su viejo aliado, Estados Unidos. Los saudíes acusan a Irán de un ataque este mes contra dos instalaciones petroleras, algo que Irán rechaza.

El gobierno de Trump, que no tiene buenas relaciones con el gobierno iraní, ha intercambiado críticas y amenazas crecientes con Teherán. Washington lleva meses imponiendo sanciones cada vez más duras.

Se esperaba que el presidente de Irán, Hasán Ruhani, que está en Nueva York, se dirigiera a los líderes mundiales el miércoles.

La sesión de la Asamblea General, que comienza el martes y termina el 30 de septiembre, ha reunido a jefes de gobierno de 136 de los 193 estados miembros. La gran asistencia refleja un creciente interés generalizado por abordar el cambio climático y la frágil situación de paz y seguridad.

Otros países estarán representados por ministros y vicepresidentes, salvo Afganistán, cuyos líderes están inmersos en una ajustada campaña antes de las elecciones presidenciales del 28 de septiembre, y Corea del Norte, que rebajó su representación cambiando a un ministro por, probablemente, su embajador ante la ONU. El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, cancelaron sus planes de asistir y enviarán ministros.

Guterres reiteró la semana pasada su advertencia sobre que “las tensiones están estallando”. El mundo, afirmó, “está en un momento crítico en varios frentes _la emergencia climática, la creciente desigualdad, un aumento en el odio y la intolerancia, así como un alarmante número de desafíos para la paz y la seguridad”.