Advertisement

Comenzó la era de LeBron James en Los Angeles Lakers. ‘El Rey’ emergió de los vestidores al parqué del Valley View Casino Center vestido, por primera vez, con los colores púrupra y oro para un partido. Sí, de pretemporada, ante los Denver Nuggets, lejos (no tanto) de Los Ángeles, pero el simbolismo permanece. Una nueva era en la NBA.

La aparición de LeBron ante una duela de 16,100 aficionados en San Diego que no cesó de vitorear cada uno de sus movimientos, tardó unos cuantos segundos en dejar su huella. Apenas pasaron dos segundos en el primer cuarto y ‘El Rey’ aportó su primera estadística al duelo, con una asistencia picada y sin ver que Brandon Ingram clavó para poner la pizarra 2-6. Sus primeros puntos llegaron cuando el reloj marcaba 9:13 para el final del periodo inaugural, con un triple desde la izquierda ante la tibia vigilancia de Will Barton. Estreno a lo grande.

Advertisemen

Los números de LeBron fueron medianos, toda vez que administró sus minutos sobre la duela: 15′, tres rebotes, tres asistencias y nueve puntos; dos triples y tres tiros libres embocados. No disputó ningún segundo en el último cuarto y vio desde el banquillo cómo los Lakers caían en su estreno de la pretemporada 124-107 ante Denver. Así inició la época del Rey en Los Ángeles.