La promesa de Trump de ser dictador sólo el ‘día uno’ sigue a la creciente preocupación por su retórica autoritaria

0
48

(AP) — Mientras Donald Trump enfrenta un creciente escrutinio por su retórica cada vez más autoritaria y violenta , el presentador de Fox News Sean Hannity le dio a su viejo amigo la oportunidad de asegurarle al pueblo estadounidense que no abusaría de poder ni buscaría represalias si gana un segundo mandato.

Pero en lugar de ofrecer una respuesta superficial ignorando las advertencias, Trump avivó el fuego.

“Excepto el primer día”, dijo el favorito del Partido Republicano el martes por la noche ante una audiencia en vivo en Davenport, Iowa. “Quiero cerrar la frontera y quiero perforar, perforar, perforar”.

Y en caso de que alguien se lo haya perdido, recreó el intercambio.

“Amamos a este tipo”, dijo Trump sobre Hannity. “Él dice: ‘No vas a ser un dictador, ¿verdad?’ Le dije: ‘No, no, no, excepto el primer día. Estamos cerrando la frontera y estamos perforando, perforando, perforando. Después de eso, ya no soy un dictador’”.

Trump tiene un largo historial de hacer proclamaciones incendiarias que provocan la indignación de sus detractores y generan una avalancha de titulares, sin que nunca lleguen a buen término. A menudo se hacen de una manera irónica que permite a los aliados de Trump afirmar que estaba bromeando y citar la reacción como otro ejemplo de un candidato hábil para provocar a una prensa desconectada que lo toma demasiado literalmente.

Los asesores de campaña de Trump dijeron el jueves que el expresidente simplemente estaba tratando de provocar a la izquierda y a los medios con su comentario sobre el dictador, al tiempo que buscaba centrar la atención en la afluencia de inmigrantes en la frontera y la persistente inflación, dos vulnerabilidades para el presidente Joe Biden de cara a las elecciones generales de 2024.

Pero las consecuencias de la retórica de Trump han quedado demasiado claras, después de que se negó a aceptar los resultados de las elecciones de 2020 y una turba de sus partidarios irrumpió violentamente en el Capitolio de Estados Unidos para impedir la certificación de la victoria de Biden.

El ex presidente, que durante mucho tiempo ha expresado respeto por los líderes autoritarios y el poder que ejercen, ahora promete venganza y retribución mientras esboza una agenda para su segundo mandato marcada por una expansión sin precedentes del poder ejecutivo, una interferencia sin precedentes en el sistema de justicia y una purga masiva de funcionarios públicos.

De hecho, horas antes de que se emitieran sus comentarios, un viejo aliado que se espera que desempeñe un alto cargo en materia de seguridad nacional si Trump regresa a la Casa Blanca prometió atacar a los periodistas en un segundo mandato de Trump.

“Vamos a perseguir a las personas de los medios que mintieron sobre los ciudadanos estadounidenses, que ayudaron a Joe Biden a manipular las elecciones presidenciales”, dijo Kash Patel, a pesar de que numerosos funcionarios federales y locales, una larga lista de tribunales, altos ex empleados de campaña e incluso el propio fiscal general de Trump han dicho que no hay pruebas del fraude que alega .