Advertisement

El gobierno del presidente Donald Trump tiene como prioridad un reordenamiento de la inmigración en los Estados Unidos con base en órdenes ejecutivas que la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) ha implementado paulatinamente.

En las últimas fechas son cuatro los ajustes más importantes que impactarán a inmigrantes legales y a trabajadores extranjeros y estudiantes, considerados “no inmigrantes”.

Advertisemen

1. Solicitudes incompletas.- El 13 de julio, por ejemplo, USCIS emitió un memorando que establece que los funcionarios de tienen la autoridad de negar beneficios a los posibles inmigrantes sin darles una segunda o tercera oportunidad de justificar su reclamo. Esto reemplaza una norma de 2013 del presidente Barack Obama que exigía que los funcionarios ayudaran a los solicitantes. Ahora, salvo casos extremos, si una persona no presenta pruebas suficientes sobre su caso, éste será rechazado sin darle oportunidad a que solvente las fallas.

2. Rechazo igual a deportación.- El 28 de junio, USCIS publicó dos memorandos sobre el proceso de “Aviso de comparecencia” ante un juez para inicio de deportación. Regularmente cuando rechazaba un caso, la agencia avisaba al interesado y/o a su representante legal sobre la situación, pero ahora podrá enviar un documento NTA (aviso de deportación) a Servicios de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), lo que es considerado el inicio de un proceso de deportación.

3. Mayor escrutinio.- En abril de 2017, USCIS comenzó amplió a varios tipos de beneficios el requisito de entrevistas personales, incluso para aquellas renovaciones de visas de trabajo H-1B y más de 15 visas similares. Los casos que generalmente implican una entrevista como parte del proceso de adjudicación incluyen solicitantes de Residencia Legal Permanente que ingresaron a los Estados Unidos como prometido no inmigrante, solicitantes de “green card” basados ​​en una petición aprobada para trabajador inmigrante (de I-140), entre otras.

4. Salida del país.- En mayo, la oficina migratoria emitió la política de “acumulación de presencia como ilegal” en el país, que establece claramente cuándo se considera que los migrantes están residiendo como indocumentados. La autoridad refiere que aquellos “no inmigrantes”, como estudiantes y trabajadores extranjeros deberán salir del país apenas termine su permiso de estancia, establecido en la forma I-94 (de arribo y partida) o el día después de que una autoridad o juez solicite su partida.

5. Asilo y refugio.- Siguiendo los lineamientos del Departamento de Justicia (DOJ), los oficiales de USCIS podrán decidir a discreción a quién otorgan un beneficio de asilo o refugio, pero de entrada se descartan los casos de personas víctimas de pandillas o violencia doméstica. El gobierno del presidente Trump indica que una persona víctima de “delitos privados” no califica para ser protegida en los EEUU, salvo que demuestre que es perseguida por pertenecer a un grupo social en particular y que su país no puede o no quiere darle protección.

Los ajustes migratorios como los descritos líneas arriba no requieren aprobación del Congreso, aunque reformas similares son impulsadas por el gobierno del presidente Trump a fin de incluirlas en la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA, en inglés).