Advertisement

Todo se redujo a la posesión final y LeBron James se cambió hacia su viejo amigo Dwyane Wade, forzando al futuro miembro del Salón de la Fama a saltar sobre la duela para realizar fuera de balance un tiro de tres puntos que no entró y aseguró el lunes a Los Angeles Lakers una victoria de 108-105 sobre Miami Heat, en el último enfrentamiento de temporada regular de ambos jugadores en su carrera.

El autoproclamado ”último baile” por Wade, antes de su retiro al final de esta temporada, su número 16 en la NBA, produjo un último momento perdurable para los ex rivales que se convirtieron en compañeros de equipo, cuando James superó a Wade en su enfrentamiento número 31 y final.

Advertisemen

”¡16-15!”, dijo James con una sonrisa mientras se colocaba hielo en sus piernas a los 33 años de edad. ”¡Whoo! Tengo alguna fanfarronería para presumir que no voy a usar”.

Antes de que James se duchara y se vistiera para una cena posterior al juego con Wade, pasó un poco de tiempo con ESPN reflexionando sobre su parentesco con el tirador guardia estrella.

”Obviamente, sin D-Wade, en mi carrera, no estaría aquí con este currículum que tengo”, dijo James. ”Individualmente, creo que todavía estaría haciendo lo mío en lo individual, pero en lo que respecta a lograr los objetivos de equipo, ¿qué realmente significa más para mí?”. Veintisiete victorias seguidas. Cuatro finales seguidas. Dos campeonatos seguidos. No hace falta decir nada. No podría lograrlo sin él”.