Advertisement

Líderes del Frente Amplio Democrático (FAD), la principal coalición opositora de Nicaragua, que no compitió en los comicios de este domingo, declararon hoy que no reconocerán los resultados oficiales de esta “farsa” electoral, que aún no han sido dados a conocer por las autoridades pero en los que se espera una nueva reelección de Daniel Ortega.

“El FAD quiere dejar sentado ante el pueblo y la comunidad internacional que lo ocurrido hoy, 6 de noviembre, ha sido una farsa electoral y un fraude constitucional”, señalaron los líderes del Frente en una proclama.

Advertisemen

Además exigieron la celebración de elecciones libres y transparentes, porque las de este domingo “son ilegales”.

Ortega es el gran favorito para conseguir su cuarto mandato y tercero consecutivo, está vez junto a su esposa Rosario Murillo como aspirante a vicepresidenta, en un proceso cuestionado tanto por la ausencia del principal bloque opositor como de la observación internacional.

El principal bloque nicaragüense para estas elecciones era la Coalición Nacional por la Democracia, que tras fallos de los poderes Electoral y Judicial que devinieron en su anulación, se dividió en el FAD y Ciudadanos por la Libertad.

“Daniel Ortega nos ha impuesto un régimen autoritario, dictatorial, de partido único, con restricción creciente de los derechos ciudadanos y fraudes electorales sucesivos, hasta conseguir el colapso total del sistema electoral, de partidos políticos y del sistema institucional democrático”, indicaron en el documento.

“Hoy se ha demostrado que el pueblo, con su abstención sin precedente en la historia electoral nicaragüense, ha expresado un alto nivel de rebeldía civil, rechazando este proceso electoral espurio y falso y dando una lección de responsabilidad ciudadana”, continuaron.

Según el FAD, los nicaragüenses acudieron “al llamado para demostrar la farsa electoral, haciendo auditoría social y monitoreando la actuación del régimen dictatorial durante todo el día”.

“Por ello, podemos afirmar que los centros de votación estaban vacíos o con poca afluencia de votantes, no acudieron todos los fiscales de la supuesta oposición, hubo presión a los funcionarios públicos y sus familiares para obligarlos a votar”, denunciaron.

Ese grupo concluyó que más del 70 % de la población a nivel nacional no ejerció el sufragio.

“El día de hoy el pueblo de Nicaragua dijo basta ya de tanta violación a la Constitución y las leyes. Basta ya de burlas a la voluntad popular. Basta ya de farsas y estafas electorales”, según ese movimiento.

De acuerdo con los líderes opositores, los nicaragüenses expresaron este domingo el total “repudio al proyecto de partido único de Ortega y su familia”.

“Mandamos a Ortega un mensaje claro y directo: jamás los nicaragüenses aceptaremos la instauración de una nueva dinastía, y este mensaje se ha hecho escuchar en Nicaragua y el mundo”, apuntaron.

El Tribunal Electoral había anunciado que ofrecería el primer cómputo oficial del escrutinio entre las 21:00 y 21:30 hora local (03.00 a 03.30 GMT del lunes), pero se ha retrasado sin que se explicaran los motivos.

Un total de 4,34 millones de nicaragüenses estaban convocados este domingo para elegir a un presidente, un vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

Líderes opositores Nicaragua no reconocerán resultados de “farsa electoral”