Manifestantes contra guerra en Gaza y detractores se enfrentan en campus universitarios de EEUU

0
26

(AP) — Un grupo de personas, algunas de las cuales llevaban banderas israelíes, atacó “con violencia” un campamento de protesta contra la guerra en Gaza en el campus de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) a primeras horas del miércoles, informó el canciller de la institución, y activistas se enfrentaron con policías que destruyeron sus tiendas de campaña en la Universidad de Wisconsin, campus Madison, en una jornada de intensa violencia en algunas instalaciones universitarias.

Los administradores de la UCLA y la policía del campus tardaron en intervenir y solicitar refuerzos de las autoridades durante la trifulca en el campus de Los Ángeles, lo que desató críticas generalizadas de estudiantes musulmanes contra la alcaldesa de la ciudad y el gobernador de California, Gavin Newsom.

Los agresores arrojaron señalizaciones de tránsito y sillas, lanzaron gas pimienta y derribaron las barricadas que rodeaban el campamento. Quince personas resultaron heridas durante el enfrentamiento, una de las cuales fue hospitalizada, según directivos de la universidad.

Las caóticas escenas del miércoles se produjeron después de que la policía irrumpió la noche del martes en un edificio de la Universidad de Columbia ocupado por manifestantes que se oponen a la guerra, dispersando una protesta que había paralizado a la institución.

El canciller de la UCLA, Gene Block, afirmó en un comunicado que “un grupo de instigadores” se presentó en el campus el martes por la noche para “atacar con violencia” el campamento propalestino.

Tras un par de horas de escaramuzas entre los bandos, policías con cascos separaron la los grupos. Horas más tarde el miércoles, manifestantes opuestos a la guerra en Gaza reconstruyeron una barricada alrededor de su campamento.

Organizaciones y estudiantes musulmanes arremetieron contra las autoridades universitarias y la policía durante una conferencia de prensa el miércoles, asegurando que no intervinieron mientras los alumnos que se encontraban en el campamento propalestino eran acosados verbalmente, rociados con gas pimienta y golpeados.

“La comunidad debe sentir que la policía los protege, no que permite que otros les hagan daño”, declaró Rebecca Husaini, jefa de despacho del Consejo de Asuntos Públicos Musulmanes.

Los oradores cuestionaron la versión de la universidad de que había 15 personas heridas y una hospitalizada, afirmando que el número de lesionados que fueron trasladados al hospital era mucho mayor. Un alumno dijo que tuvo que ir al hospital después de recibir un golpe en la cabeza con un objeto que blandía uno de los atacantes.

Varios de los estudiantes que hablaron en la conferencia de prensa dijeron que tuvieron que apoyarse unos a otros, y no depender de la policía, durante el ataque, y que muchos de los integrantes del campamento propalestino mantuvieron la calma y no se enfrentaron con el bando opuesto.

La UCLA canceló las clases del miércoles. El Departamento de Policía de Los Ángeles indicó que no se hicieron detenciones durante la reyerta.