McCarthy no logra liderato de cámara baja tras 3 votaciones

0
19
El líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, llega a una reunión a puertas cerradas con otros líderes de su partido a medida que él intenta convertirse en el presidente de la cámara baja, el martes 3 de enero de 2023 en el Capitolio, en Washington, D.C. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

(AP) — El líder republicano Kevin McCarthy no logró convertirse en presidente de la Cámara de Representantes el martes luego de tres votaciones, en lo que representa un desordenado comienzo del nuevo Congreso y una derrota histórica sin una salida clara.

McCarthy necesitaba 218 votos en el pleno de la cámara baja, pero sólo obtuvo 203 en las primeras dos rondas, menos incluso que el demócrata Hakeem Jeffries en una cámara con mayoría republicana. En una tercera votación tuvo incluso menos votos y entonces la cámara suspendió actividades hasta el miércoles.

McCarthy había prometido una “batalla en el pleno” durante todo el tiempo que fuera necesario para superar a sus colegas republicanos que se negaban a darle sus votos. Pero no estaba nada claro cómo podría recuperarse el asediado líder republicano tras convertirse en el primer candidato a presidente de la Cámara de Representantes en 100 años que no recibe el visto bueno de sus compañeros de partido en la votación inicial.

Sin un presidente, la Cámara de Representantes no puede constituirse plenamente, y tampoco puede juramentar a sus miembros, nombrar a los presidentes de sus comisiones, iniciar los procedimientos en el recinto ni emprender investigaciones sobre el gobierno de Biden.

“Todos hemos venido aquí para que se hagan las cosas”, comentó el representante Steve Scalise, el segundo republicano de mayor rango en la cámara baja, en un discurso en el que instó a sus colegas a abandonar su protesta.

“No podemos empezar a arreglar esos problemas hasta que elijamos a Kevin McCarthy como nuestro próximo presidente”, señaló Scalise, en referencia a la agenda de Biden.

Fue un inicio caótico para el nuevo Congreso, que se dirigía a un camino enredado con una mayoría republicana en la Cámara de Representantes. Una nueva generación de republicanos conservadores, muchos de ellos partidarios de la agenda del expresidente Donald Trump, quieren poner de cabeza Washington y estaban comprometidos a evitar el ascenso de McCarthy si no hay concesiones a sus prioridades.