Advertisement

El gobierno mexicano está efectuando reuniones de “última hora” para “armar un plan que responda a lo que muchos ven como una posible catástrofe económica para ese país: una victoria del candidato presidencial republicano Donald Trump”, dijo el diario estadounidense Washington Post en un despacho publicado hoy en su edición impresa y firmado por su corresponsal Joshua Partlow. Un portavoz del Banxico le aseguró al medio que las reuniones se están llevando a cabo en la sede de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esto lo confirmó el titular de la dependencia, José Antonio Meade Kuribreña, la mañana de este sábado, cuando compartió una foto a través de la red social Twitter, donde aparece junto a Agustín Carstens Carstens. “Siempre coordinados, @SHCP_MX y @Banxico trabajamos todos los días por unas finanzas públicas sanas y un manejo adecuado de la economía”, tuiteó Meade.

Advertisemen

Luego compartió otra foto de una reunión, en la que se observa a varios funcionarios de ambas dependencias. “Con Agustín Carstens existe una relación de plena coordinación. Hoy especialmente vigente”, escribió más adelante el secretario de Hacienda. “¿Corregir a Agustín Carstens? Al contrario, siempre será una voz autorizada para hablar de los retos en materia económica”, abundó Meade.

El diario estadounidense recordó lo que dijo el gobernador del Banco de México (Banxico), Carstens Carstens, el jueves, de que las autoridades económicas se han reunido para elaborar un “plan de contingencia” en caso de un resultado “negativo” en la elección. “Esperamos que no tengamos que usarlo”, dijo.

Carstens dijo que, independientemente del resultado de las elecciones, podría presentarse un periodo de volatilidad. “Y, sin duda, si el escenario adverso se manifiesta pues es previsible que las autoridades mexicanas también respondamos de alguna manera”, añadió el gobernador del Banxico.

“Independiente del resultado, tendrá consecuencias, espero que positivas, podrían ser negativas, en todo caso ahí tendríamos que ajustar nuestra posición de política si es necesario”, aseguró Carstens. Carstens ha dicho en diversas oportunidades, que si Trump llega a ser presidente de Estados Unidos significaría para México “un poderoso huracán mayor a categoría cinco y que la nación estaría mejor con Clinton”.

Un día después, el secretario de Hacienda contradijo al gobernador del Banxico, asegurando que aunque Trump gane, no anunciará un plan de choque, “porque México está preparado para hacer frente a la contingencia de la elección” y a cualquiera otra que se presente. Tras participar en el XXI Congreso Nacional de Economistas, Meade aclaró que México “no tomará decisiones impulsivas, y que mantendrá la conducción responsable de sus finanzas”, ya que a través del tiempo “han construido mecanismos de blindaje para hacer frente y resistir sorpresas”, dijo. “No pensamos que el miércoles en la mañana habremos de amanecer con una noticia de una reacción del gobierno que sea precipitada”, expuso Meade. “No pensamos ahorita que tengamos que hacer nada distinto de observar el resultado de la elección”, afirmó.

Aseguró que el paquete económico 2017, el refinanciamiento de deuda de corto plazo, el plan de negocios de Pemex, y la recuperación del superávit primario, son parte de un “blindaje” que protege a la economía mexicana contra la incertidumbre que llega del exterior. Después, en entrevista radiofónica con el periodista Ciro Gómez Leyva, dijo “estar tranquilo”, porque, pese a la volatilidad observada en los últimos días, “los mercados están funcionando bien”. “Aún en el supuesto de que gane Trump, lo que tenemos que ver y estamos preparados para hacerlo, es entender cómo se mueven las variables, cuáles serán movimientos permanentes, cuáles serán movimientos temporales, estamos atentos y tenemos instrumentos para ir reaccionando en función de lo que vayamos viendo”, dijo Meade “Pero no pensamos en principio que el miércoles en la mañana habremos de amanecer con una noticia de una reacción del gobierno que sea precipitada o a la que le falte información, no sabemos si la volatilidad va a ser de corto o largo plazo, no sabemos qué escenario vamos a enfrentar”, enfatizó el funcionario federal.

EL WP DESMIENTE A MEADE Sin embargo, el rotativo indica que los resultados de las últimas encuestas, que “estrechan” la carrera presidencial de Estados Unidos, “han intensificado los temores” en el gobierno mexicano que una eventual victoria de Trump “podría sacudir la confianza mundial en la economía de este país” y dar lugar a “daños duraderos en la relación con su principal socio comercial”. Citando a diversos economistas, el medio dice que se prevé un “un choque a corto plazo en los mercados financieros mexicanos si sale victorioso Trump martes por la noche”.

El valor de la moneda de México y el mercado de valores nacional, “probablemente se hundirían”, dicen los economistas consultados por el WP. Además, señala que los operadores de divisas en México predicen que el peso, que se encuentra a alrededor de 19 por dólar, podría caer a entre 21 y 29 pesos si gana Trump. “Vamos a despertar en México el miércoles por la mañana [frente a una] tremenda volatilidad”, dijo al diario, Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics. “Los inversores van a tener miedo, y los que no se protejan a sí mismos, de antemano, huirán”, vaticinó. “La carrera presidencial ya ha tenido un impacto”, en México, señaló el WP, recordando que durante los últimos meses, “los movimientos del peso han reflejado el rendimiento de Trump en la campaña”.

El peso mexicano se ha visto golpeado por la volatilidad asociada a las elecciones y ante la posibilidad de que Trump resulte electo en la contienda del 8 de noviembre frente a su contrincante demócrata Hillary Clinton. El Banco de México ha elevado las tasas de interés en varias ocasiones durante el año pasado, para tratar de apuntalar el valor del peso y contener la inflación, recordó el medio. “La perspectiva de una fuerte caída en el peso revive recuerdos dolorosos en México. Durante la crisis del peso en 1994, el valor de la moneda se desplomó debido a la inestabilidad política y económica, lo que llevó a la subida de la inflación y una recesión profunda”, abundó el WP.

Los economistas citados por el rotativo dicen que el gobierno mexicano podría elevar las tasas de interés para tratar de contener una pérdida de valor del peso y, “también, podría eventualmente jugar con los impuestos y el gasto federal para proteger las finanzas del gobierno”. “El gobierno también probablemente lanzará un esfuerzo diplomático para convencer a una administración Trump de que el TLC no tendría que ser desechado, y que tal vez podrían ser renegociados puntos de menor importancia”, dijo al diario, Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays para México. “El huracán será de tal magnitud que no importa cómo se encuentre la armadura […] vamos a sufrir un severo impacto en las exportaciones, en el tipo de cambio, en los flujos de capital”, dijo Juan Carlos Moreno Brid, profesor de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Debemos orar para que Trump no gane”, agregó. “Y yo soy un ateo”, finalizó.

México sí está preparando plan de contingencia para una “catástrofe económica” si gana Trump: WP