Muere Delia Fiallo, la diosa de las telenovelas

0
159

Delia Fiallo, escritora y guionista de telenovelas falleció a sus 96 años este martes 29 de junio. Murió en paz y rodeada de sus seres queridos en Coral Gables.

La cubana es reconocida por sus telenovelas que fueron adaptadas en distintos países del mundo como Venezuela, Colombia, México, Puerto Rico, Estados Unidos y Argentina.

– Tuvimos la oportunidad de entrevistar a “La Diosa de las telenovelas” para la IX Cumbre Mundial de la Industria de la Telenovela, donde se otorga el premio con su nombre.

Para mí ha sido como la culminación de muchos años de ese trabajo que hice con mucha responsabilidad, con mucho amor y sacrificio, así que es un reconocimiento muy bello y es como mi último trofeo. Pero lo más hermoso es que no queda solo en mí, sino que va a seguir pasando a manos de personas, que, como yo, respetaron y triunfaron en este género que es la telenovela. Antes me decían ‘La Madre de las telenovelas’, y ahora que me han bautizado como “La Diosa de las telenovelas” es fascinante”, asegura muy emocionada la famosa escritora.

Delia Fiallo conquistó públicos de Centro y Suramérica, incluyendo además países como Bosnia, Kenia, Polonia, Israel o Estonia. Por sus 42 obras originales, buenas y exitosas, de las cuales hay unas 26 versiones y una obra muy grande doblada a más de 23 países, ella confiesa que este don de escribir telenovelas se lo dio Dios.

Yo me había ganado un premio internacional de cuentos en Cuba. Tenía un doctorado en Filosofía y Letras y estaba muy joven todavía, pero quien me llevó de la mano fue una persona que, hacía radionovelas, porque en esa época todavía no había televisión en mi país, así descubrí lo mágico que era contar una historia y llegar con ella al corazón de la gente. De verdad que me apasione con este género masivo y mi primera novela en la radio se llamó ‘Marielina’, esa fue mi primera experiencia radial en el año 1950. Era una novela campesina, porque yo me crié hasta los 14 años en Los Palacios, un pueblito de campo en Pinar del Río, y aunque nací en la Habana, pues mi padre era médico y llevó a mi madre a dar a luz a la ciudad, yo me siento pinareña, una guajirita”.

– La escritora de telenovelas como ‘Leonela’, ‘Topacio’, ‘Lucecita’, “Esmeralda’, ‘Rafaela’, ‘Cristal’, ‘Kassandra’ o ‘El Triunfo del amor’, vivió también su propia historia.

Cuando yo empecé a tratar de escribir para la radio, le llevaron un libreto mío a Bernardo Pascual, que era director, y él lo rechazó, dijo que no servía. La persona que me ayudaba me pidió que probara con cosas románticas y yo le pregunté ¿Y cómo se hace? Me enseñaron una sinopsis, el primer capítulo, los diálogos y así presenté ese libreto. Cuando pregunté ¿A quién se lo presentaran?, la respuesta fue: a Bernardo Pascual. ¡Ay Dios mío! pensé, él es el mismo que rechazó mi primer libreto. Al conocerlo me imaginaba un señor gordo, odioso, con pelos en las orejas (sonríe) y cuando nos vimos quedamos impactados, era el hombre más hermoso que había en la tierra y lo es hasta ahora, de un físico espectacular por fuera y por dentro. Bernardo me ayudó mucho con su experiencia en la radio y después tuvo la comprensión y la paciencia de soportarme en mis triunfos. Ha sido el galán de toda mi vida y nos enamoramos con un tema que se llama ‘Como fue’, que lo cantaba Benny More”.

– Además, Delia Fiallo asegura ser una mujer feliz.

El romance nuestro fue de verdad muy tormentoso, confieso. Él estaba casado con una mujer mayor, yo estaba casada con un hombre menor, pero los matrimonios no funcionaban y vino una tormenta que nos sacudió a todos, sufrimos e hicimos sufrir, pero valió la pena. Ya llevamos cincuenta y dos años de casados y hemos sido inmensamente felices. Ahora mis hijas me están empujando a que escriba mi biografía y así mismo quiero que se llame ‘Como fue, no sé decirte, como fue”.

Delia Fiallo concluyó dándole las gracias a tantos actores y actrices que enriquecieron sus personajes creados por ella con risas y lágrimas, mientras se encerraba en el estudio con su máquina de escribir eléctrica toda la noche, hasta que amanecía.

También le doy mis agradecimientos a Amanda Ospina, por concederme este reconocimiento cuando ya quedaron atrás las glorias y los aplausos”.

“La madre” y “La Diosa de las telenovelas”, descansa ahora…en paz.