Advertisement

NUEVA YORK (AP) — El 19no trofeo de Grand Slam de Rafael Nadal pasó de inevitable a quedar en duda en una electrizante final del Abierto de Estados Unidos.

Y lo que parecía ser una tranquila ceremonia de coronación se convirtió en un verdadero duelo gracias al rival de Nadal, el ruso Daniil Medveved, una década más joven y que comparecía a su primera final de un grande. Abajo dos sets y un quiebre de servicio, Medvedev cambió de estilo, apretó en intensidad ante un vulnerable Nadal y hasta recibió un inesperado aliento por parte de los espectadores en el estadio Arthur Ashe.

Advertisemen

Exigido al máximo por primera vez en el torneo, el segundo cabeza de serie logró resistir el embate de Medvedev por una histórica remontada. El español se impuso el domingo por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6, 6-4, en un duelo que duró cuatro horas con 50 minutos, regalando una colección de jugadas memorables para conquistar su cuarto campeonato en Flushing Meadows.

“Un final increíble. Parecía que, más o menos, tenía el partido bajo control”, dijo Nadal, quien se cubrió el rostro con sus manos tras llorar mientras las pantallas en la arena mostraban lo más destacado de sus previas coronaciones en las grandes citas. “Ha sido una noche más emotivas de mi carrera tenística”.

Nadal quedó a un solo trofeo en las grandes citas de igualar el récord de la rama masculina, en manos de Roger Federer, quien tiene 20 campeonatos del Grand Slam.

Pero este cetro no llegó fácilmente. Para nada. Parecía serlo cuando Nadal se adelantó por sets y tomó ventaja de un quiebre en el tercero frente a su rival de 23 años.

En ese momento, al bromear después, Medvedev calculaba que el partido iba a acabar en unos 20 minutos, por lo que se puso a pensar lo siguiente: “¿Y ahora que voy a decir en el discurso?”

El quinto cabeza de serie revivió para sorprender a todos, incluso al veterano multicampeón. Logró dos rompimientos en el último juego de cada uno de los siguientes dos sets, para obligar a un quinto.

“Los nervios estaban a tope”, reconoció Nadal. “Un partido de locos”.

Hay que remontarse a 1949 para encontrar al último hombre desde 1949 en ganar una final del US Open tras perder las primeras dos mangas.

Nunca antes Medvedev había ganado un partido de cinco sets. Apenas una vez Nadal había perdido un partido de Grand Slam tras ganar los primeros dos sets.

La tensión era tremenda.

Y hasta el último aliento, en lo que pareció el desenlace, Nadal se complicó para cerrarlo.