Nicolás Maduro acusa a ejecutivos de Citgo de espionaje

0
88
ARCHIVO - En esta fotografía del 22 de enero de 2021, el presidente venezolano Nicolás Maduro habla durante una ceremonia en Caracas. (AP Foto/Matias Delacroix, Archivo)

(AP) — El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el miércoles que está dispuesto a dialogar con el nuevo gobierno de Estados Unidos para reducir las tensiones entre los dos países y resolver la crisis económica de su nación, aun cuando hizo una nueva acusación de que seis ejecutivos petroleros estadounidenses que se encuentran en prisión en Caracas espiaban para la CIA, una afirmación que fue rechazada por familiares y por un abogado defensor del caso.

Maduro, quien realizó los comentarios durante una conferencia de prensa con reporteros de medios internacionales en el palacio presidencial de Miraflores, se negó a decir si ha tenido algún contacto directo con el gobierno de Biden, que tomó posesión hace casi un mes.

El mandatario venezolano repitió una frase que a menudo utiliza, señalando que está listo para entablar un diálogo con Estados Unidos en cualquier momento. Las relaciones entre ambas naciones se rompieron hace dos años cuando el gobierno de Donald Trump y decenas de naciones respaldaron al principal adversario de Maduro, Juan Guaidó, con el argumento de que la presidencia de Maduro era ilegítima debido a que su reelección fue fraudulenta.

El gobierno de Trump impuso duras sanciones a Maduro y al sector petrolero venezolano, además de presentar cargos formales de narcotráfico contra Maduro que conllevan una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto.

Maduro ha emprendido una campaña para revivir la diezmada economía de su nación luego de más de dos décadas de mandatos socialistas. El mandatario busca que se levanten las sanciones, a las cuales atribuye los problemas de Venezuela.

“¿Hay espacio para el diálogo?”, manifestó Maduro en respuesta a una pregunta de The Associated Press sobre si ha entablado conversaciones con el gobierno del presidente estadounidense Joe Biden. “Siempre hay espacio para el diálogo”, añadió.

Pero las nuevas acusaciones de espionaje contra Citgo, una filial de la petrolera estatal de Venezuela con sede en Estados Unidos, probablemente complicarán ganarse la simpatía de Washington, donde los funcionarios del Departamento de Estado ya lo han descrito como un “dictador” con quien no se deberían entablar conversaciones directas.

Mientras las crisis económica y política de Venezuela empeoraban, los seis ejecutivos de Citgo fueron llevados a Caracas desde la sede de la compañía en Houston y detenidos bajo cargos financieros. Su juicio terminó en noviembre, luego de que un juez los declaró culpables y los sentenció a prisión.