Ningún jugador de Santos lucirá el 10 de Pelé hasta que el club regrese a primera división

0
60
ARCHIVO - Pelé (derecha) y Bobby Moore previo a un partido el 22 de septiembre de 1970 en la Ciudad de México. (AP Foto)

Ningún jugador del Santos de Brasil usará el número 10 en la camiseta, mundialmente reconocido por Pelé, mientras estén en la segunda division, dijo el sábado el nuevo presidente del club.

Marcelo Teixeira, quien fue elegido el sábado como nuevo presidente de Santos, señaló que tomó la decision como un tributo a la mayor estrella del club, que murió el pasado 29 de diciembre a los 81 años debido a un cancer de colon.

“Hasta que Santos no vuelva a la Serie A no jugaremos con el número 10 en la camiseta. Este año, la liga brasileña llevó el nombre de Rey Pelé y continuaremos con esta misión, estaremos de regreso en la mejor división, pero hasta entonces no utilizaremos esta gloriosa camiseta” dijo Teixeira, quien ya había sido presidente del club en dos ocasiones.

Cada partido de este año en la liga brasileña se homenajeó a Pelé en el minuto 10 como referencia al número que utilizaba en su camiseta con Santos y la selección.

Teixeira venció a cuatro rivales y terminó con el 53% de los votos para regresar a la presidencia del Santos el 1 de enero. Hace tiempo había sugerido retirar el 10 de Pelé para siempre, pero el tres ve tres veces campeón mundial señaló que no quería que esto sucediera.

“Esto debió haber sido una fiesta de la democracia, pero no siento que este sea momento de celebraciones” dijo Teixeira a los socios de Santos después de la votación. “Necesitamos estar unidos a partir de ahora para poder tener la oportunidad de poner al Santos de regreso en su sitial”.

El presidente del Santos, Andrés Rueda, que no votó por temor a represalias, publicó un video de disculpas en su redes sociales el viernes. Santos ha tenido una semana de pesadilla desde su derrota el miércoles en casa 2-1 ante Fortaleza, descendiendo por primera vez en su historia.

Los aficionados del club prendieron fuego a automóviles esa noche, irrumpieron en el estadio Vila Belmiro al día siguiente y el sábado por la mañana mientras se llevaba a cabo la votación para presidente.

Sumidos en deudas y desesperado por encontrar un nuevo ídolo, Santos afronta irse a un torneo de segunda división donde tendrá menos ingresos y la competencia es muy reñida.