Advertisement

Tras la polémica interrupción, respondió: “Tienen ustedes razón en que hubo deportaciones bastante significativas, pero tomé numerosas acciones para cambiar la ley”, cuando activistas de Chicago criticaron duramente las deportaciones en su gestión presidencial.

El presidente Barack Obama continúa encontrando en la ley migratoria su mayor problema político, ya que continuamente recibe críticas por su gestión en torno a la reforma migratoria, imprescindible para muchos.

Advertisemen

Durante un reciente acto político, el presidente fue interrumpido por un grupo de activistas de Chicago que interrumpieron la conferencia de prensa y criticaron las deportaciones que la administración de Obama llevó a cabo.

Ante la dura crítica del grupo de activistas, el presidente se defendió admitiendo que las deportaciones han sido un gran problema, pero que está tratando de frenarlas con el cambio de ley vigente.

En cuanto a la rueda de prensa, Obama se refirió a los recientes disturbios ocurridos en Ferguson, con motivo de la no culpabilidad de Darren Wilson, el policía blanco que asesinó a un joven negro.

En este sentido, Obama ha explicado que “no hay excusa para los actos destructivos” que ocurrieron la pasada noche en la localidad norteamericana de Ferguson, Estados Unidos.

El presidente norteamericano cree, por su parte, que aunque el malestar social esté “enraizado en realidades que datan de tiempo atrás”, las manifestaciones siempre deben ser pacíficas.

Por ello, Obama defiende las protestas siempre que se den dentro de un marco de paz y respeto hacia los conciudadanos, aunque luchen por un tema injusto como la exculpabilidad de Wilson.

Tanto la familia como los amigos de Michael Brown, el joven afroamericano asesinado por el policía blanco, se han mostrado muy descontentos con la reacción del presidente y del jurado que no procesó al agente policial.

Obama fue interrumpido en un discurso por un grupo de activistas americanos