ONU exige a Rusia que dé marcha atrás a anexiones

0
91
En esta imagen del martes 21 de septiembre de 2021 se puede ver el edificio central de Naciones Unidas desde el interior de la sala de la Asamblea General. (Eduardo Munoz/Pool Photo via AP)

(AP) — La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el miércoles una resolución que condena el “intento de anexión ilegal” de cuatro regiones ucranianas por parte de Rusia, y exige que Moscú dé marcha atrás de inmediato a sus acciones, una muestra de la firme oposición global a la guerra y al intento de Moscú de despojar a su vecino de territorio.

La votación entre los 193 miembros del organismo mundial fue de 143 a favor por cinco en contra con 35 abstenciones. Fue el respaldo más firme de la Asamblea General a Ucrania y en contra de Rusia entre las cuatro resoluciones que se han aprobado desde que las fuerzas rusas invadieron Ucrania el 24 de febrero.

El embajador de Ucrania ante la ONU, Sergiy Kyslytsya calificó la votación de “increíble” y “un momento histórico”. La embajadora estadounidense, Linda Thomas-Greenfield, dijo que los simpatizantes estaban “aguantando la respiración” y aseguró que fue ”un día monumental”. El jefe de la misión de la Unión Europea, Olof Skoog, aseguró que el resultado fue “un gran éxito” que manda “un mensaje rotundo a Rusia de que están y seguirán aislados”.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo en un comunicado que la votación demostró que el mundo “está más unido y determinado que nunca a exigir cuentas a Rusia por sus violaciones”. Es un “mensaje claro” de que “Rusia no puede borrar a un estado soberano del mapa” y “no puede alterar las fronteras por la fuerza”, afirmó.

La resolución impulsada por Occidente fue en respuesta a la anexión anunciada por Rusia el mes pasado de las regiones ucranianas de Donetsk, Luhansk, Jersón y Zaporiyia. Moscú tomó la determinación luego de que se realizaran “referéndums” orquestados por el Kremlin que el gobierno ucraniano y naciones de Occidente han calificado como votaciones fraudulentas realizadas en territorio ocupado en medio de combates y desplazamientos.

Durante dos días de discursos en la sesión especial de emergencia de la asamblea para tocar el tema de Ucrania, un orador tras otro acusaron a Rusia de violar los principios fundamentales de la Carta de las Naciones Unidas: el respeto a la soberanía e integridad territorial de las naciones integrantes de la ONU.

Antes de la votación del miércoles, los simpatizantes de la resolución impulsada por la Unión Europea realizaron intensas labores de cabildeo.

Thomas-Greenfield, dijo antes de la votación que cuando la ONU se creó sobre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, se concibió bajo un concepto: “que nunca más se permitiría que un país tomara el territorio de otro a la fuerza”.

Más tarde dijo a los reporteros que la votación significa que “ante los ojos del mundo y las Naciones Unidas, las fronteras de Ucrania siguen siendo las mismas”.

“La resolución también envía una señal sumamente importante a Moscú y al resto: Si eres un Estado miembro de Naciones Unidas, tus fronteras son tuyas y están protegidas por la ley internacional”, declaró Thomas-Greenfield. “Nadie más las puede redefinir a la fuerza”.

Un punto clave para los países de Occidente que respaldaron la resolución era cuántos países la apoyarían y el resultado superó incluso las expectativas más optimistas.

El pasado 2 de marzo, la Asamblea General votó 141-5 con 35 abstenciones para exigir el cese de fuego inmediato de Rusia, el retiro de todas sus fuerzas y la protección para todos los civiles. El 24 de marzo, se votó 140-5 con 38 abstenciones a favor de una resolución que culpaba a Rusia de la crisis humanitaria en Ucrania y solicitaba el cese del fuego inmediato y protecciones para millones de civiles, residencias, escuelas y hospitales vitales para su supervivencia.

El margen fue menor en una votación de la asamblea del 7 de abril para suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas debido a las acusaciones de que soldados rusos en Ucrania participaron en violaciones de derechos, que Estados Unidos y Ucrania calificaron como crímenes de guerra. Esa votación fue de 93-24 con 58 abstenciones.

Una resolución de 2014 para ratificar la integridad territorial de Ucrania y declarar ilegal el referéndum que llevó a la anexión rusa de la península de Crimea se adoptó con una votación de 100-11 y 58 abstenciones.

Entre las sorpresas en apoyo a la resolución del miércoles estuvieron los votos por el “sí” de Brasil, así como los de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y otros integrantes del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo.

El embajador de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, pidió a los países que votaran en contra de la resolución, a la que describió como un “documento abiertamente provocador y politizado”, y calificó a sus patrocinadores como “chantajistas sin escrúpulos de Occidente”. Lamentó que la votación no fuera secreta, como quería Rusia.

Nebenzia reiteró las afirmaciones de Moscú de que los referéndums fueron válidos, diciendo que “las poblaciones de estas regiones no quieren regresar a Ucrania”.

Los cuatro países que se sumaron a Rusia y votaron en contra de la resolución fueron Corea del Norte, Bielorrusia, Siria y Nicaragua.

China, India, Pakistán, Sudáfrica y Cuba fueron algunos de los 35 países que se abstuvieron.