Advertisement

La primera dama Melania Trump se ha embarcado en una nueva misión: lograr que su marido baje de peso y deje de comer comida chatarra.

Para que esto suceda Melania Trump le ha pedido a la cocina de la Casa Blanca que cocine comida más saludables para su esposo Donald Trump, amante fiel de las hamburgesas y las gaseosas.

Advertisemen

Un informe del New York Times dio a conocer la petición de Melania Trump al chef presidencial. Esto viene después de los informes de que Trump ha disminuído su consumo de McDonald’s y KFC como fue usual durante su campaña presidencial. Sin embargo para la primera dama la mala alimentación de Trump sigue siendo una preocupación.

Donald Trump ganó bastante notoriedad por su pobre salud física durante la campaña presidencial, más aún tras el polémico informe del médico de la Casa Blanca Ronnie Jackson a principios de este año que afirmaba que Trump medía 6 pies 3 pulgadas y pesaba 239 libras, exactamente a una libra de ser obeso. Esos números fueron considerados dudosos, con críticas que señalaban que Trump parecía ser mucho más pesado. La verdad era más que evidente.

El informe del diario neoyorquino reveló que a pesar de los intentos de Melania por mejorar su alimentación, Donald todavía prefiere comer dos bolas de helado todas las noches.

Por su parte un informe de Bloomberg señaló que Trump ha estado trabajando en opciones más saludables en su dieta, incluidas ensaladas y sopas. Por ahora no se ven los resultados.