Pandemia deja sin techo a algunos inmigrantes

0
71
Sotero Cirilo se encuentra cerca de la carpa, a la izquierda, donde duerme junto a otras personas sin hogar en el distrito de Queens de Nueva York, el miércoles 14 de abril de 2021. (AP Foto/Seth Wenig)

(AP) — Sotero Cirilo duerme en una pequeña carpa azul bajo un puente en Queens, Nueva York.

El inmigrante mexicano solía ganar 800 dólares por semana trabajando en dos restaurantes de Manhattan, pero eso se terminó cuando llegó la pandemia de COVID-19 y ambos cerraron. Unos meses más tarde ya no podía pagar la renta de la habitación donde dormía en el Bronx y poco después tampoco le alcanzó para una habitación en Queens.

“Nunca pensé que caería yo adonde estoy ahorita,” dijo el hombre de 55 años con ojos llorosos.

Cirilo, quien sobre todo habla tlapaneco, una lengua indígena, es parte de un creciente número de inmigrantes sin autorización para vivir en Estados Unidos a quienes la pandemia ha dejado sin techo, aseguran activistas y grupos de ayuda. Estos inmigrantes trabajaban en sectores que han sido duramente golpeados en los últimos meses, como la gastronomía o la construcción, lo que dejó sin ingresos a miles de trabajadores.

El desempleo entre los inmigrantes hispanos, sin tener en cuenta su estatus migratorio, se ha duplicado en Estados Unidos, pasando del 4,8% en enero de 2020 a 8,8% en febrero de este año, según el Migration Policy Institute. Activistas y trabajadores sociales en estados como Nueva York o California dicen que los inmigrantes más vulnerables, que no suelen calificar para ayudas económicas públicas, se quedan a veces sin techo.

“He visto un aumento de campamentos de inmigrantes sin techo en Queens. Cada uno tiene cinco o seis carpas,” dijo Yessenia Benítez, una trabajadora social de 30 años que ayuda a estos grupos.

“Ahora mismo se adaptan reciclando botellas, pero es gente trabajadora. Quieren contribuir a la sociedad. Y antes de la pandemia contribuían a la sociedad, algunos de ellos pagaban impuestos”, agregó Benítez.

En Los Ángeles, el grupo de ayuda The Coalition for Humane Immigrant Rights ha percibido en los últimos seis meses un “significativo aumento” de llamadas a un número de asistencia a inmigrantes, dijo Jorge-Mario Cabrera, portavoz de la organización.

“Hemos visto un aumento de llamadas de individuos que viven en la calle, que viven en autos, que viven en garajes o que a menudo viven con amigos en condiciones de hacinamiento,” dijo Cabrera.

“Ni tienen dinero para pagar sus facturas del celular. Es por ese motivo que estamos diciendo que uno de los efectos secundarios de la pandemia del COVID-19 es la completa destrucción de la red de seguridad de los inmigrantes indocumentados”, agregó. “Mientras otras comunidades reciben asistencia (financiera), los inmigrantes no reciben nada, la mayor parte del tiempo.”

Cabrera dijo que muchos de los inmigrantes que llaman por teléfono son trabajadores esenciales cuyo salario ha “sido drásticamente reducido”.