Papá dulce palabra de amor y carino

0
118

Por José Luis Pérez

El próximo 20 de junio celebraremos el Día de los Padres. Cada año tenemos un día muy especial para honrar de forma muy especial a este ser tan lindo que nuestro buen Dios puso en nuestro camino para que cooperará con nuestra adorable madre en la sagrada tarea de traernos a este bello mundo que para nosotros especialmente creó con infinito amor.

¡Papá, papi, pipo, papillo o daddy (en inglés)! ¡Qué belleza, qué lindas expresiones de amor! Es el más puro cariño hecho realidad. Cada tercer domingo del mes de junio tiene que ser dedicado de forma muy especial todo para él; nuestro Rey, nuestro Ángel custodio.
Esta grata recordación:
“Día de los Padres”, en este gran país, se la debemos a la ingente e incansable labor de la distinguida Señora J. Bruce Dood, de la ciudad de Spokane en Washington, quien en el año 1910 lanzó la gran idea de honrar de forma especial a todos los padres el tercer domingo del mes de junio. La costumbre fue tomando rápidamente calor y ya para el año 1936 se había creado en la ciudad de New York el “Comité Nacional para el día de los Padres”.

En nuestra otrora linda isla de Cuba, hoy completamente destruida, también teníamos esta bella celebración; sin embargo, no debemos esperar a que llegue esta fecha tan señalada; a papá o simplemente papi, tenemos que honrarlo todos los días, a todas horas.

Vamos a llenar su habitación con lindos regalitos, con aquellas cositas que sabemos que a él le gustan, que estas pequeñeces sean como un pálido reflejo del gran amor que le tenemos.

Yo quiero pedir a nuestro Dios querido en este día tan especial que proteja a todos los buenos padres de este mundo en que vivimos. Y a nuestra linda virgencita de la Caridad que los proteja con su divino amor de madre celestial.

¡Felicidades mil a todos los padres del mundo en esta fecha súper especial!

Padres e hijos juntos en familia celebren por todo lo alto. Que el calor del hogar y el amor paternal alcancen su más alto grado y se acrecienten cada día por toda la eternidad.

¡Albricias, enhorabuena!
FINIS CORONAT OPUS