Pastores discrepan sobre traslado de migrantes

0
88
Una mujer, que está en un grupo de migrantes que fueron trasladados a Martha's Vineyard, Massachussets, carga a su hijo mientras son alimentados afuera de una iglesia. (Ray Ewing/Vineyard Gazette vía AP)

A medida que algunos gobernadores republicanos aumentan el traslado de migrantes a jurisdicciones gobernadas por demócratas, dicha práctica está generando reacciones mixtas en los líderes religiosos cristianos, muchos de los cuales, especialmente los evangélicos, han apoyado a los candidatos del Partido Republicano en gran número en las últimas elecciones.

Algunos describen las acciones como una explotación inhumana de personas vulnerables con fines políticos, mientras que otros dicen que es una forma inofensiva de llamar la atención sobre el impacto de la inmigración en los estados cercanos a la frontera sur.

“Jugar juegos políticos da puntos, y la hipocresía del actual sistema de inmigración es fácil de señalar”, dijo en un comunicado Ed Stetzer, profesor, decano y director ejecutivo del Centro Billy Graham del Wheaton College en Illinois.

“Sin embargo, no resuelve los problemas reales… Arreglemos el sistema”, añadió, “y dejemos de convertir a la gente en peones de la competición política”.

Pero el reverendo Robert Jeffress, pastor sénior de la Primera Iglesia Bautista de Dallas y destacado partidario del expresidente Donald Trump, que impuso políticas migratorias restrictivas durante su mandato, respaldó los traslados de migrantes.

“A los funcionarios del gobierno que se niegan a cumplir con su responsabilidad bíblica de proteger nuestras fronteras se les debe hacer sentir los efectos de sus políticas anárquicas”, dijo Jeffress por correo electrónico.

“Transportar en autobús a los inmigrantes ilegales a Washington D.C. o a Martha’s Vineyard no es exactamente lo mismo que enviarlos a Siberia”, continuó. “A la mayoría de los estadounidenses les encantaría tener la oportunidad de visitar cualquiera de los dos destinos”.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, envió el miércoles a migrantes por avión a la lujosa isla de Martha’s Vineyard, en Massachusetts, y el gobernador de Texas, Greg Abbott, también ha enviado migrantes a ciudades con alcaldes demócratas. El jueves, dos autobuses salieron de Texas y se estacionaron cerca de la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris en Washington. El gobernador de Arizona, Doug Ducey, también ha adoptado esta política.

Los gobernadores republicanos intentan llamar la atención a lo que consideran una política fronteriza fallida bajo el gobierno de Biden.

Brent Leatherwood, presidente de la agencia de política pública de la Convención Bautista del Sur, la Comisión de Ética y Libertad Religiosa, dijo que tales acciones “parecen ser más sobre las relaciones públicas”.

“Hemos pedido durante mucho tiempo que se refuercen las protecciones fronterizas y, al mismo tiempo, que la gente que entra en este país sea tratada de forma que se respete la imago dei (imagen de Dios)”, dijo.

La mayoría de los estadounidenses, incluidos los bautistas del sur, “quieren una solución para nuestro disfuncional sistema de inmigración”, añadió Leatherwood. “Reduzcamos algunas de estas acciones y, en su lugar, sentémonos a la mesa y busquemos una solución que realmente respete la dignidad humana”.

Joshua Manning, pastor de la Iglesia Bautista de la Comunidad de Noel, Missouri, una ciudad de 1.800 habitantes con una gran población de inmigrantes, coincidió en que los traslados son la forma equivocada de destacar un problema real.

“No se debería transportar a las personas y tratarlas como accesorios políticos, eso es deshumanizar”, aseveró Manning.

Sin embargo, dijo que la inmigración es un tema delicado. Los lugares que se han declarado en apoyo de los inmigrantes y de los solicitantes de asilo pueden no “ver las dificultades de todo lo que está asociado a eso”, dijo.

En el vecindario mayoritariamente latino de Corona, en el distrito neoyorquino de Queens, la numerosa congregación de la iglesia católica Nuestra Señora de los Dolores celebró el miércoles un servicio especial para rezar por los inmigrantes. En una entrevista, su párroco, el reverendo Manuel Rodríguez, señaló que el traslado de inmigrantes era un “crimen horrible”.

“Todos nosotros estamos horrorizados por la constante violación de los derechos humanos por parte del gobernador DeSantis y otros gobernadores que son tan inhumanos y poco éticos al seguir enviando seres humanos a lugares donde ni siquiera se les informó que serían enviados”, señaló Rodríguez.

“No se utilizan seres humanos que están huyendo de sus países de origen con miedo, por la violencia, el hambre, la persecución, por la amenaza de violación… como herramientas, como objetos para hacer declaraciones políticas”, dijo.