Advertisement

El jefe de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dijo este miércoles que el presidente Trump no debería perdonarse a sí mismo si llega a plantearse la posibilidad de que sea acusado por colusión u obstrucción a la justicia en el marco de la investigación especial que intenta determinar si hubo coordinación entre su campaña y Rusia para afectar los resultados de las elecciones de noviembre de 2016.

“Obviamente no debería y nadie está por encima de la ley”, dijo el político al reaccionar al tuit de Trump escrito el pasado lunes. Ryan, sin embargo, no supo responder a la pregunta de si el presidente tiene el poder para autoindultarse, aunque rechazó la posibilidad de que eso vaya a ocurrir.

Advertisemen

“Tal como han declarado numerosos académicos, tengo el absoluto derecho de PERDONARME a mí mismo, pero ¿por qué haría eso cuando no he hecho nada malo?”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter a principios de esta semana.

El presidente en varias oportunidades ha calificado la investigación especial como una cacería de brujas. Sin embargo, a consecuencia de ese proceso, 19 personas han sido acusadas. Cinco de ellas, incluidos tres cercanos colaboradores de Trump, ya se declararon culpables.

También el pasado fin de semana se dio a conocer el memo que el equipo legal de Trump envió a Mueller el pasado mes de enero donde justifica que el presidente no puede obstruir la justicia, y en este caso la invesigación del Rusiagate, porque como jefe de Estado tiene control sobre todas las investigaciones federales, algo que muchos expertos legales ponen en duda.

“Un presidente no puede perdonarse para evitar un juicio político”, dijo el abogado constitucionalista Jonathan Truley al diario The Washington Post. “El Congreso puede usar ese perdón como abuso de poder”, agregó.

“Este es el teatro del absurdo. El hecho de que estemos hablando de eso es una medida de cuán lejos hemos caído bajo Trump”, dijo a The Vox Sanuel Gross, profesor de derecho de la Universidad de Michigan.

En un artículo de opinión al diario The New York Times , el profesor de derecho de la Universidad de California John Yoo dijo que “el presidente puede perdonar a cualquiera, incluso a sí mismo, en lo que respecta a la investigación del Rusiagate, ya que el poder de perdón es ilimitado.

Donde hay casi consenso es en el hecho de que ese autoperdón crearía una crisis constitucional histórica, ya que jamás ha ocurrido un escenario como ese. En todo caso, cualquier situación judicial pasaría al plano político, porque un autoperdón con seguridad dispararía un proceso de impeachment en el Congreso .