Pese a críticas, inflación es peor en estados republicanos

0
58
ARCHIVO - El gobernador de Texas Greg Abbott habla en la Conservative Political Action Conference (CPAC) en Dallas, el 4 de agosto del 2020. (AP Foto/LM Otero)

(AP) — El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, a menudo culpa a al presidente Joe Biden por la inflación y la posibilidad de una recesión, un argumento republicano usual de cara a las elecciones en noviembre.

Pero la inflación es peor en las ciudades grandes de Texas que en el país en general. Cifras oficiales muestran que la inflación es de 10,2% en el área de Houston y de 9,4% en Dallas. El promedio nacional es 8,5%.

Abbot y otros líderes republicanos están adoptando la posición paradójica de que la economía estadounidense ha caído en una recesión, pero áreas lideradas por republicanos en el país siguen en auge. Esos funcionarios culpan a las políticas de Biden por el aumento de los precios de la gasolina y los alimentos, al tiempo que se atribuyen crédito por las ganancias de empleos que esas mismas políticas estimularon.

El 28 de julio, Abbott tuiteó: “La economía estadounidense está en recesión bajo Biden. Mientras tanto, Texas fue el numero 1 en el país en crecimiento de empleos en junio y más texanos tienen trabajo hoy que en cualquier momento de nuestra historia”.

La Associated Press encontró un patrón similar en 15 estados gobernados por republicanos en los que los gobernadores en Twitter elogian el crecimiento de empleos en sus estados, mientras que los senadores dicen que la economía en general está cayendo. Esas afirmaciones contradictorias fueron repetidas también en declaraciones públicas.

Los lideres republicanos dicen que políticas estatales como impuestos bajos y dejar abiertos los negocios durante la pandemia ayudaron a estimular contrataciones e inversiones. Pero sus afirmaciones tienen a ignorar cómo el crecimiento de empleos fue estimulado también por una inyección histórica de fondos federales que comenzó en marzo del 2020 y continuo bajo Biden con el paquete de 1,9 billones de dólares el año pasado en ayuda por el coronavirus.