Por qué el debate sobre la viabilidad divide al movimiento por el derecho al aborto en EEUU

0
45
ARCHIVO - Manifestación a favor del derecho al aborto, 2 de julio de 2022, en Kansas City, Missouri. (AP Foto/Charlie Riedel, Archivo)

(AP) — Los grupos de defensa de los derechos reproductivos de Missouri concuerdan en que quieren presentar ante los votantes una iniciativa que derogue una de las prohibiciones del aborto más estrictas del país y garantice el acceso. El problema es establecer hasta dónde deben llegar.

Los grupos han estado en desacuerdo sobre si incluir una cláusula que permita al estado regular los abortos después de que el feto sea viable, una concesión que los partidarios de la propuesta dicen que será necesaria para persuadir a los votantes en este estado conservador.

Es una división que no se limita a Missouri.

Quienes defienden la cláusula dicen que los desacuerdos en Missouri y en otros estados donde los activistas planean proponer medidas de derecho al aborto a fin de año han hecho que resurjan añejas rupturas entre activistas de derechos reproductivos. Las divisiones son más agudas en los estados de tendencia republicana o estrechamente divididos, donde hay quienes temen que la no inclusión de límites relacionados con la viabilidad hunda las medidas.

El conflicto ha sido particularmente agudo en Missouri, donde estrategias contrapuestas han complicado los intentos de impulsar una medida que se incluya en las boletas para reinstaurar el derecho al aborto.

“El movimiento está batallando con su sistema de valores”, señaló Bonyen Lee-Gilmore, vicepresidenta de comunicaciones del Instituto Nacional de Salud Reproductiva de Kansas City, que se opone a las cláusulas de viabilidad.

Los profesionales médicos utilizan el término viabilidad para describir si se espera que un embarazo siga desarrollándose con normalidad o si el feto podría sobrevivir fuera del útero. Suele considerarse en torno a las 23 o 24 semanas de embarazo, pero ese umbral ha bajado con los avances médicos. El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos se opone a la inclusión del término viabilidad en las leyes o normas.

Sin embargo, algunos dicen que crea una línea divisoria arbitraria y una estigmatización de los abortos en etapas posteriores del embarazo, que son extremadamente raros y suelen derivar de complicaciones graves, como anomalías del feto, que ponen en riesgo la vida de la mujer o del feto.

El fallo de Roe vs. Wade de la Corte Suprema estableció en 1973 el derecho constitucional al aborto, pero también creó un marco normativo que permitió a los estados regular los abortos en determinados momentos del embarazo.

Desde que la corte actual lo anuló en 2022, “Roe es el piso, no el techo” se convirtió en una consigna de las marchas de las activistas que juraron reconstruir el acceso, especialmente para las comunidades marginadas, indicó Pamela Merritt, directora general del grupo Medical Students for Choice, que se opone a las cláusulas de viabilidad.

Sin embargo, las medidas propuestas para las boletas electorales este año en Missouri, Florida y Arizona reproducen el marco de viabilidad de Roe, como lo hizo también una enmienda constitucional de Ohio que garantizaba el derecho al aborto que fue aprobada el año pasado.

Poco después de esas elecciones, una mujer de raza negra de Ohio que tuvo un aborto espontáneo en su baño fue acusada de mal manejo de un cadáver. La cláusula de viabilidad de la enmienda se citó como justificación para permitir que el caso siguiera adelante, aunque finalmente un jurado investigador lo desestimó.

Merritt dijo que las acusaciones forman parte de un plan más amplio de las fuerzas antiabortistas de Ohio encaminado a utilizar la cláusula de viabilidad para limitar el alcance de la enmienda. Muchas de estas iniciativas acabarán en el sistema judicial de Ohio, el cual es mayoritariamente conservador, añadió.

“Cuando les das el bisturí, no puedes darte la vuelta y sorprenderte de que empiecen a cortar”, dijo.

En Dakota del Sur, la sede local de Planned Parenthood se ha retirado de los planes para votar una propuesta que permitiría a los legisladores restringir el aborto después del primer trimestre de gestación. En un comunicado, el grupo afirma que la propuesta no protege el derecho al aborto.

En Oklahoma, la viabilidad ha ocupado un lugar central en las conversaciones sobre la posibilidad de incluir en las boletas una medida para derogar la prohibición del aborto en el estado, dijo Rebecca Tong, codirectora general de Trust Women, que ofrece servicios de aborto. Tong dijo que la viabilidad “no es algo que queramos que esté escrito en la Constitución de Oklahoma”.

Pero Lauren Brenzel, directora de campaña de Floridians Protecting Freedom, dijo que la viabilidad no ha sido un tema importante en las conversaciones sobre la redacción de la medida a incluir en la papeleta en un estado que actualmente prohíbe el procedimiento después de seis semanas de gestación. La campaña ha alcanzado recientemente el número necesario de firmas verificadas para presentar una propuesta de ley sobre el derecho al aborto en la boleta electoral de este año que incluye una cláusula de viabilidad.

“La viabilidad es el marco que Florida había utilizado hasta que los legisladores empezaron a aprobar prohibiciones del aborto”, dijo Brenzel. “Lo que sabemos es que los votantes lo entienden, y lo vemos como un lenguaje claro y conciso que coincide con lo que fue la norma en Florida durante mucho tiempo”.

El concepto de viabilidad en la medida propuesta en Florida ya ha abierto la puerta a una impugnación legal por parte del fiscal general del estado, quien ha pedido a la Corte Suprema estatal que mantenga la medida fuera de la boleta debido a la vaguedad sobre el significado del término.

Unos pocos estados, incluidos California y Vermont, han consagrado el derecho al aborto en sus constituciones sin límites de viabilidad. Las enmiendas propuestas en Maryland y Nueva York tampoco mencionan la viabilidad.

Missouri se ha encontrado en el centro del debate nacional sobre esta cuestión, ya que los grupos que defienden el derecho al aborto se han dividido sobre cuál de las 11 versiones de la medida apoyarían para la votación. Las propuestas llevan meses en los tribunales tras ser impugnadas por el secretario de Estado republicano Jay Ashcroft.

Para complicar las cosas, hay otra propuesta de iniciativa, elaborada por un republicano, el estratega Jamie Corley. Permitiría el aborto hasta las 12 semanas de embarazo e incluiría excepciones por violación, incesto o para proteger la vida de la madre hasta la viabilidad.

Corley dijo que esas restricciones son las que es factible aprobar en Missouri, donde los republicanos prohibieron los abortos salvo en casos de emergencia médica.

“Los votantes antiaborto, muchos de ellos siguen estando de acuerdo con un acceso legal pero limitado”, dijo Corley.

Algunos grupos de derechos reproductivos que abogan por versiones más permisivas con una cláusula de viabilidad expresaron su preocupación ante la posibilidad de que las fuerzas antiabortistas ataquen las propuestas sin dicha cláusula con el argumento de que se trata de un intento de legalizar el aborto “hasta el nacimiento” o el “aborto a petición”, términos considerados engañosos por los expertos médicos.

Sarah Standiford, directora nacional de campañas del Planned Parenthood Action Fund, comentó que los grupos defensores de los derechos reproductivos deben equilibrar su deseo de un acceso lo más amplio posible con propuestas que puedan hacer frente a impugnaciones legales y presentarse a las elecciones.

Reconoció que tal enfoque “puede, en última instancia, impulsar una política que está muy lejos de lo ideal”.

Otras activistas dicen sentirse cada vez más frustradas por concesiones que consideran basadas en el miedo y que repiten los errores del pasado en el caso Roe vs. Wade, que impidieron el acceso al aborto a quienes son más vulnerables, como las personas con embarazos de mayor riesgo, las de menores ingresos, las de color y las que viven en comunidades rurales.

“Es una restricción disfrazada de libertad reproductiva”, dijo Jennifer Villavicencio, directora sénior de asuntos públicos y defensa de la Society of Family Planning.

En Missouri, aún está por verse cómo y si los activistas divididos por la viabilidad cerrarán filas. Para muchos, es urgente restablecer al menos algunos derechos.

“Hay vidas reales en juego, y eso tiene que formar parte de estas consideraciones políticas”, dijo Mallory Schwarz, directora general de Abortion Action Missouri. “Tenemos que considerar tanto lo que es políticamente posible como analizar por qué es posible en ese momento”.