Prohibición del aborto: Su impacto en campus universitarios

0
87
Emily Korenman toma una foto en la Universidad de Indiana, en Bloomington, el 16 de agosto del 2022. Dice que no sabe si optaría por un aborto en caso de quedar embarazada, pero que que las mujeres tienen derecho a decidir lo que hacen. (AP Photo/Michael Conroy)

(AP) — El regreso a clases plantea una nueva realidad a los estudiantes universitarios de estados como Texas, Ohio e Indiana: El aborto, una opción para los embarazos no buscados que estaba disponible la última vez que estuvieron en los campus, ha sido prohibido, con pocas excepciones.

Las estudiantes dicen que son mucho más precavidas desde que la Corte Suprema desconoció el derecho constitucional al aborto y aumentaron las restricciones en varios estados. Se preocupan más de usar métodos anticonceptivos y algunas ya tienen previsto buscar abortos en otros estados de ser necesario. También aumentaron su activismo, tanto quienes están a favor del aborto como los que están en contra.

Pero ya no se habla tanto del tema como cuando se conoció la decisión de la Corte Suprema, según Brian Roseboro, de Montclair (Nueva Jersey) y quien estudia en la Universidad Estatal de Ohio. Pero este joven soltero, de 21 años, dijo que el nuevo estado de cosas hace que sea más precavido.

“Pienso mucho más en esto”, expresó Roseboro.

La Universidad Estatal de Ohio dijo que el fallo no cambia en nada los servicios que ofrece su centro médico. Destacó que en Ohio las instituciones estatales ya tenían prohibido realizar abortos electivos.

Tampoco afecta el trato que se les da a las agresiones sexuales.

Pero algunos estudiantes admiten que les preocupan ese tipo de situaciones a la luz del fallo de la Corte Suprema y de la prohibición de los abortos en Ohio apenas se detecta “el latido del corazón en el feto”. Ello puede suceder a partir de las seis semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres se den cuenta de que están encintas.

Nikki Mikov, de Dyton y quien cursa el penúltimo año (júnior) en Ohio State, dijo que los cambios que hubo al principio la preocuparon un poco, pensando que tendría menos opciones si resulta embarazada. Pero cuando regresó al campus la semana pasada, estaba enfocada en otras cosas: la mudanza, los amigos, las clases.

Jamie Miller, otro júnior de Ohio University, dijo que participó en varias manifestaciones durante el verano, incluida una en la que pronunció un discurso acerca de cómo el derecho al aborto es parte de la batalla por los derechos de los transgéneros como él.

Miller, de 20 años, dijo que las nuevas restricciones al aborto incidieron en la decisión que tomó con su pareja de evitar actividades sexuales que pudieron derivar en un embarazo.

“Sería catastrófico para mí en muchos sentidos”, expresó, aludiendo a su edad y a otras consideraciones.

Emily Korenman, de Dallas, que estudiará negocios en la Universidad de Indiana, dijo que se molestó mucho cuando se enteró de que el estado había aprobado nuevas restricciones al aborto que entrarán en vigor el 15 de septiembre y que contemplan pocas excepciones.

Korenman, quien tiene 18 años, dijo que no consideró la posibilidad de no ir a una universidad que le gusta mucho, pero indicó que no sabe qué hará si queda embarazada.

“No sé si optaría por un aborto”, comentó. “Pero respeto las opiniones de todos. Las personas tienen derecho a tomar esa decisión”.

Los activistas que se oponen al aborto en estados como Indiana y Ohio dicen que piensan apoyar a las estudiantes embarazadas ahora que el aborto no es una opción en la mayoría de los casos.

Miembros de la organización Students for Life of America dicen que colaborarán con agrupaciones parecidas contrarias al aborto que apoyan a las víctimas de violaciones y reciben cosas para bebés que distribuyen entre padres necesitados.

Agregan que seguirán luchando contra la interrupción del embarazo y “tratando de convencer” a otros de que el aborto no es el camino, según Lauren McKean, estudiante de Purdue University Fort Wayne.

Los partidarios del aborto también planean movilizaciones.

Giana Formica, de la Universidad Estatal de Cleveland, dijo que obtuvo cientos de condones a través de una organización sin fines de lucro para distribuir en el campus y que dispone también de algunos anticonceptivos para emergencias si alguien los necesita.

“En mi condición de gay, y a esta altura de mi vida, probablemente no correré peligro de quedar embarazada”, manifestó. “Hago esto para otros”.

Formica dijo que espera discusiones más intensas con los opositores al aborto durante las movilizaciones de la organización con la que colabora, la Unite for Reproductive and Gender Equity. Dice que está viendo cómo encara esas conversaciones.

Zoya Gheisar también se pregunta como hablar del tema. Encabeza un club de estudiantes afiliado a Planned Parenthood, una organización nacional que ofrece abortos, en la Universidad Denison de Ohio.

Dice que tiene curiosidad por saber qué tipo de información ofrecerán los consejeros cuando hablen con los nuevos estudiantes y también quiere ayudar a los miembros del club a hablar del aborto de una forma más efectiva.

“Cuando tenemos conversaciones, trato de evitar actitudes extremas”, dijo Gheisar, de 22 años, de Seattle.

Agregó que procura asumir una postura que toma en cuenta el hecho de que “este es un asunto muy íntimo, con personas reales”.

___

Franko informó desde Columbus (Ohio).

Patrick Orsagos colaboró desde Columbus.

Rodgers es parte de la Associated Press/Report for America Statehouse News Initiative. Report for America es un servicio nacional sin fines de lucro que coloca periodistas en salas de redacción para cubrir temas de los que no se habla mucho.

El equipo de la Associated Press que cubre noticias sobre la educación recibe apoyo de la Carnegie Corporation de Nueva York. La AP es la única responsable del contenido.