Advertisement

En recién investigación australiana, que se publicó en Archives Internal Medicine, fueron estudiados por más de un año 106 personas obesas divididos en dos grupos, uno fue tratado con sistemas alimenticios bajos en grasas y el otro con alimentación bajos en carbohidratos; ambos grupos experimentaron similares resultados de pérdidas de peso corporal. Sin embargo, en un corto periodo de tiempo después de susodicho experimento, los integrantes de ambos grupos regresaron al excesivo peso corporal, y por supuesto que, manifestaron afectaciones negativas de humor y anímicas.

Ciertamente, la obesidad se ha convertido en la gran epidemia de este siglo, sobre todo en los países del primer mundo, y lo difícil es reconocer que es una enfermedad para ser tratada, y por ende aceptar que se necesita ayuda para superar un problema ante el que se siente impotente y no puede controlar por sí mismo. No se debe sentir vergüenza de su propio cuerpo y no se permita el aislamiento, solo se debe interiorizar la obesidad como una enfermedad que puede tratarse y superarse, y tomar la decisión de aceptarlo y luchar por el bienestar.

Advertisemen

Pero no solo las personas obesas se someten a regímenes dietético u otros programas de pérdida de paso rápido, otras hacen lo que fuese necesario para lucir aún mejor su porte y aspecto. Al respecto, muchas personas hacen cambios repentinos y radicales en la alimentación, a través de las dietas de todo tipo, como no comer más que sopa de repollo, o solo líquidos, o la llamada limpieza de los tres días, o la puramente vegetariana, etc.; pero, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo, siendo cambios exagerados, no saludables y no ayudarán a largo plazo, solo con preguntar ¿qué y cómo se comerá después de concluir la dieta u otros programas de perdida de peso rápido? Por lo tanto, para mejorar los hábitos de alimentación de manera permanente, se necesita un enfoque en el que se reflexione en las consecuencias que desencadenan comer de forma poco saludable, para que de hecho se sustituyan susodichos malos hábitos alimentarios por otros mejores nutritivamente, y se refuerce con el tiempo las buenas costumbres de alimentación.

Todos sabemos sobre métodos rápidos de pérdida de peso como las mencionadas dietas, o ir al salón, operarse y unos días de recuperación. Sin embargo, pregunto, que pasa después de esa operación, y la respuesta es sencilla vuelves a engordar, si no se tienen buenas costumbres alimenticias. También, es importante destacar que no se ha descubierto aun una medicación sin riegos que consiga una reducción de peso rápida, así que mucho cuidado con los sin número de productos vendiéndose para bajar de peso.
Los programas de pérdidas de peso rápido preconizados por la radio y otros medios de difusión masiva anteriormente mencionadas, son notoriamente insatisfactorio, y a veces hasta arriesgados. Ninguna persona logra sobrevivir sin alimento y la falta de alguno de los nutrimentos ocasiona problemas graves en la salud, además de exponerse al riesgo de una enfermedad crónica, e incluso la pérdida de la vida.
En cualquier circunstancia, para lograr buenos hábitos de alimentación durante la etapa inicial el estímulo positivo es imprescindible, de ahí que debemos considerar ajustes alimenticios cuyas restricciones sean poco a poco, siendo un proceso de comer inicialmente menos cantidad, algo más balanceado, y mejor distribuido durante el día. Pero, todo será mucho más fácil si la misión es colegiada por el grupo de relaciones, sobre todo el familiar con el que se convive.

De hecho, siempre recomendamos que, la actitud es comer balanceado nutritivamente, lo suficiente, justo lo necesario para quedar satisfecho, con la frecuencia correcta, haciendo conciencia de los valores nutritivos y los balances necesarios, de tal modo que, sólo se hará programada mente y de acuerdo a la necesidad real del organismo. Sensibilizándose poco a poco con esta necesidad de comer saludable y apreciando los resultados obtenidos paulatinamente con la masa de peso corporal, el humor y, de hecho, el porte y aspecto mejoraran significativamente, sintiéndose realizado como cualquiera que logra el éxito esperado.
Sonría cada vez que se siente a la mesa, disfrute de los alimentos, ya que se alimenta apropiadamente y por ende el ego mejorará al ver los resultados; y si se está dispuesto a asumir el reto contáctenos ya que estamos a la disposición de la comunidad en nuestras instalaciones, ubicadas en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach FL 33405, pero previo comuniquese a través del 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com, incluso visítenos en www.calvetpersonaltraining.com