Advertisement

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, inicia hoy su noveno año de gobierno socialista, amenazado por la posibilidad de una crisis económica y con una oposición que desesperadamente busca evitar su reelección hasta 2021.

El Mandatario, un economista de 51 años con 65 por ciento de popularidad, celebró ayer bajo la consigna “8RC” sus ocho años de “Revolución Ciudadana”, o de “Rafael Correa”, según él mismo dijo, en la universidad científica Yachay, en la provincia andina de Imbabura, a unos 65 kilómetros al norte de Quito.

Advertisemen

“Va a ser un año duro, pero sabremos salir adelante”, dijo Correa el miércoles al repasar los “shock externos” que deberá enfrentar Ecuador en 2015, como la drástica baja de la cotización mundial del crudo, su principal producto de exportación, y la apreciación del dólar, divisa utilizada en el país desde 2000.

Con un sombrío panorama en lo económico, Correa también afronta lo que denomina una “derecha conservadora” que según él pretende desestabilizar a su Gobierno, el que más ha durado tras una década en la que el país llegó a tener siete mandatarios, tres de ellos derrocados.

La debilitada oposición trata de cerrar el paso a una iniciativa oficialista, que controla el Congreso, de hacer enmiendas constitucionales para establecer la reelección indefinida, lo que de suceder en 2015 habilitaría a Correa para los comicios de 2017.

El Mandatario rechazó que quiera perpetuarse en el poder.

“No tengo la menor intención de continuar. Pero, insisto, tampoco podemos permitir que el pasado vuelva”, dijo Correa el miércoles, sugiriendo su posible postulación en caso de darse las enmiendas constitucionales necesarias.

Rafael Correa inicia noveno año de gobierno. El Mandatario rechazó que quiera perpetuarse en el poder.