Advertisement

La embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, renunció este martes directamente ante el presidente Donald Trump, según múltiples fuentes familiares con su decisión.

Un funcionario de la Casa Blanca confirmó a CNN que Trump aceptó la renuncia.

Advertisemen

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, tuiteó que “el presidente Trump y la embajadora Nikki Haley se reunirán en el despacho oval a las 10:30 (ET) esta mañana. Este evento estará abierto a los medios”.

Axios fue el primero en reportar la noticia de la renuncia de Haley.

Desde la Casa Blanca, el presidente Trump anunció la decisión de Haley de renunciar y dijo que dejará su puesto a finales del año. Además dijo que planea nombrar el sucesor de Haley en la ONU en dos o tres semanas.

Sentado junto a ella en el despacho oval, Trump dijo que Haley es una “persona fantástica” que ha “hecho un trabajo increíble”, y agregó que la recibiría felizmente en su gobierno más adelante.

“Ella ha hecho un trabajo fantástico y hemos hecho un trabajo fantástico juntos. Hemos resulto muchos problemas y estamos en el proceso de resolver muchos problemas”, dijo Trump.

Y agregó: “Ella me lo dijo hace probablemente seis meses, ‘ya sabes, tal vez al final del año, al final de un periodo de dos años, pero al final del año quiero tomarme un tiempo libre, quiero darme un descanso’“.

Además de elogiarla, Trump dijo que Haley podría “elegir” entre los puestos de su gobierno si ella decide que quiere volver al gabinete.

“Estamos muy feliz de una manera, pero odiamos perderte. Esperamos que vuelvas en algún momento, pero con una capacidad diferente. Puedes elegir”, dijo Trump mientras Haley sonreía ampliamente.

“No hay una razón personal”
Entre tanto, Nikki Haley dijo este martes que “ha sido un honor en la vida” servir como embajadora del presidente Donald Trump en la ONU, pero que era el momento de dejar el gobierno.