Revocatorio contra Maduro no parece factible en Venezuela

0
92
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y su esposa, Cilia Flores, saludan a sus simpatizantes durante un evento que marca el aniversario del golpe de Estado que derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958, en el Palacio Presidencial de Miraflores en Caracas, Venezuela, el domingo 23 de enero de 2022. (AP Foto/Matias Delacroix)

(AP) — Grupos que promueven que Nicolás Maduro deje el poder en Venezuela deben recolectar 4,2 millones de firmas en 12 horas para activar un eventual revocatorio presidencial, una acción que pareciera imposible, según han dicho los mismos solicitantes y especialistas.

De acuerdo con la Constitución, tras cumplirse la mitad del periodo de mandato del funcionario, un mínimo de 20% de los electores inscritos puede solicitar la convocatoria de un referendo revocatorio. Maduro cumple tres de seis años en el poder este 2022 tras resultar reelecto en 2018 en unos cuestionados comicios sin la participación de la oposición.

“Ese referendo revocatorio ya está absolutamente bloqueado (…) Las condiciones hacen que sea absoluta y totalmente imposible”, dijo a AP, en entrevista telefónica, Luis Lander, director del Observatorio Venezolano Electoral, una organización no gubernamental.

El 17 de enero, tres organizaciones realizaron una solicitud de revocatorio ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Cuatro días después, el CNE publicó que el día 26 daría de 6 de la mañana a 6 de la tarde para la recolección de 4,2 millones de firmas de los 20,9 millones de electores. No obstante, la normativa indica que hay un plazo de máximo tres días para lograrlo. De no conseguirlas, el proceso se da por finalizado.

Uno de los grupos que introdujo la solicitud para el referendo, el Movimiento Venezolano por el Revocatorio (MOVER), rechazó el programa establecido por el Consejo Electoral y este lunes asistió a la sede del CNE para impugnar y solicitar la revisión del cronograma.

“Mantenemos nuestra postura pública de solicitar la activación del revocatorio, pero bajo condiciones reales, bajo condiciones legales y constitucionales”, dijo Nicmer Evans, disidente del chavismo y miembro de MOVER, en declaraciones a la prensa el lunes. “Es importante señalar que nosotros no avalamos el cronograma electoral, por lo tanto, nosotros no estamos llamando a asistir el miércoles”, añadió.

Por su parte, el CNE informó que los equipos tecnológicos para la recolección de firmas ya fueron desplegados en 1.200 de los 24.000 centros de electores del país.

Tras conocerse el cronograma, el líder opositor Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos como el presidente interino de Venezuela, publicó en su cuenta de Twitter: “¿Cuál es el miedo #Maduro? Ni unas firmas permites con un CNE secuestrado por ti, estás más débil de lo que cualquiera cree. Temen que Venezuela sea Barinas. La dictadura ni la forma cuida, se evidencia: son minoría y siguen robando el voto”, haciendo referencia a las elecciones de principios de enero, en el que el oficialismo perdió, tras más de 20 años, la gobernación en la tierra natal del fallecido presidente Hugo Chávez.

Por su parte, el segundo hombre fuerte del chavismo y vicepresidente del principal partido político del gobierno, Diosdado Cabello, advirtió en rueda de prensa el lunes que están en todo su derecho “como organización política”, de acudir al ente electoral para pedir el listado de las personas firmantes “que están solicitando el revocatorio contra el presidente”. Estas declaraciones despiertan temor en la población: cuando en 2004 se hizo pública una lista de empleados de organismos del Estado que firmaron para revocar al entonces presidente Hugo Chávez, se generó una persecución y despido a los trabajadores.

En declaraciones a la radio local el pasado lunes, uno de los rectores del Consejo Nacional, Roberto Picón expresó que el ente electoral está obligado a proteger la identidad de los firmantes. El rector también manifestó en su cuenta de Twitter que la recolección de firmas “no es factible”, explicando que no hay tiempo de notificar a la ciudadanía los puntos de recolección de las firmas y que el proceso se llevará a cabo “sin auditoría del software que garantice integridad e inviolabilidad del proceso”.

“Es claro que el consejo nacional electoral diseño unas condiciones tales como para inhibir, para bloquear la convocatoria al referendo”, sostuvo en entrevista telefónica a AP Jonh Magdaleno, politólogo y director de la consultora Polity.

MOVER llamó el martes a movilizarse en contra del cronograma. En 2016, la oposición también intentó activar el revocatorio para el primer mandato de Maduro, pero el proceso fue suspendido por el CNE tras órdenes emanadas por varios juzgados del país.