Advertisement

El desafío que se suponía que significaba Walmart para el dominio de Amazon en comercio electrónico chisporroteó durante las fiestas, lo que provocó caídas en sus acciones. La cadena de supermercados más grande del mundo en términos de ventas, ayer informó que sufrió una pronunciada desaceleración en lo que venía siendo su negocio online de rápido crecimiento, y que los problemas logísticos empeoraron la presión de la competencia.

Las acciones de Walmart llegaron a caer 10% durante la jornada bursátil de ayer, lo que redujo el valor bursátil de la compañía en más de u$s 30.000 millones y revivió la preocupación en todo el sector minorista sobre la influencia disruptiva de Amazon.

Advertisemen

Walmart invirtió fuertemente en ecommerce aunque también está inmerso en una guerra de precios en su principal unidad de negocios. Las ventas online en EE.UU. subieron sólo 23% en los tres meses hasta fines de enero una fuerte desaceleración después del crecimiento superior a 50% en los anteriores trimestres.

Doug McMillon, CEO, dijo que Walmart ha invertido más en su propio sitioweb, donde es más barato atraer clientes nuevos, mientras que redujo el gasto en publicidad en Jet.com, la startup que compró en 2016, cuyos clientes son mayormente millennials de altos ingresos de ciudades como Nueva York.

“Cuando uno sale de Oklahoma, simplemente tiene más sentido invertir en la marca Walmart”, agregó. “Jet no crecerá igual de rápido que en los primeros tiempos”.

McMillon aseguró que “una pequeña parte” del menor crecimiento de ventas online fue inesperado, dado que la compañía le hace frente a los desafíos del comercio electrónico. Walmart tuvo problemas de inventarios durante los picos de demanda de productos electrónicos y regalos de las Fiestas.

Las compras online aún representan en Walmart apenas un 4% de las ventas anuales por u$s 500.000 millones, pero el crecimiento sólido había aumentado las esperanzas de los inversores de que podía erosionar el dominio de Amazon en ecommerce.