Advertisement

De acuerdo con una persona familiarizada con el plan, Sears, la cadena estadounidense que es propiedad del gerente de fondos de cobertura Eddie Lampert, se está preparando para una declaración de bancarrota el domingo. La compañía enfrenta un vencimiento de deuda crítico la próxima semana.

El plan para solicitar la protección del Capítulo 11 es una derrota para Lampert, cuyo fondo, ESL Investments, es el mayor accionista del minorista y un importante tenedor de deuda.

Advertisemen

Durante semanas, ESL había estado impulsando una propuesta de reestructuración de deuda que evitaría una declaración de bancarrota.

La compañía ahora está enfocada en asegurar el financiamiento de las operaciones a través de la bancarrota, explicó la persona, quien pidió no ser identificada porque las discusiones son privadas.

Una presentación sería la culminación de años de declive, ya que Sears ha luchado para adaptarse a un entorno minorista cambiante. También marcaría una caída impresionante para una compañía que durante gran parte del siglo pasado personificó a América. Su gran popularidad le permitió dominar su industria tanto o incluso más que lo hace Amazon en la actualidad.

Los representantes de Sears y ESL no devolvieron inmediatamente las solicitudes de comentarios. Las acciones de Sears se negociaron por sólo 35 centavos en Nueva York, una caída del 94 por ciento en el último año. El futuro de los 89.000 empleados de Sears, por debajo de los 246.000 en 2013, sigue sin estar claro.

“Ante una economía muy robusta y un entorno minorista muy dinámico, simplemente no pudieron reinvertir en todos los pilares que permiten que un minorista tenga éxito hoy”, dijo Steve Goldberg, presidente de Grayson, una empresa con sede en Nueva York.

“Infraestructura, bienes raíces, presencia digital: es difícil nombrar un lugar donde realmente mantuvieron su perfil para conectarse con el cliente, precisó.