Advertisement

Un republicano que asesora al presidente Donald Trump afirma que está alentándolo a reabrir el gobierno varias semanas para seguir negociando con los demócratas los fondos para erigir un muro en la frontera con México, antes de que el mandatario asuma una postura más drástica y declare una emergencia nacional.

Pero la propuesta podría ser sólo una ilusión, si se toma en cuenta que el senador Lindsey Graham también afirma que Trump aún quiere llegar a un acuerdo sobre el muro antes de acceder a reabrir los sectores gubernamentales cerrados. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, insiste en que Trump reactive primero al gobierno.

Advertisemen

El estancamiento de varias semanas en torno al presupuesto derivó en un cierre parcial del gobierno que el domingo llegó a 23 días y no se ve para cuándo termine.

“Antes de dar por terminada la opción legislativa, y creo que estamos cerca de que eso suceda, le pediría que reabriera el gobierno durante un breve periodo, unas tres semanas, antes de que tome la decisión, y ver si podemos llegar a un acuerdo”, dijo Graham. “Si no podemos lograrlo después de tres semanas, entonces quién sabe qué pase”.

“Que vea si puede hacerlo solo, utilizando su autoridad de emergencia. Esa es mi recomendación”, añadió Graham, quien ha expresado públicamente su apoyo para que Trump utilice su autoridad para una declaratoria de emergencia nacional que permita la construcción del muro. Con esa declaración Trump podría eludir al Congreso y acceder a varios fondos federales, incluyendo los de construcción militar, manejo de desastres y bienes incautados, para pagar el muro.

Trump ha mantenido a Washington en suspenso sobre si recurrirá a dicha declaratoria, y para defenderla ha argumentado que hay una “crisis” de tráfico de drogas, mujeres y niños en la frontera. En un principio el mandatario parecía indicar que tal medida era inminente, pero después se retractó. Ha dicho varias veces desde que planteó la idea a principios de mes que prefiere llegar a un acuerdo con el Congreso.

Una pregunta clave es qué tanto tiempo más estará dispuesto a darles a los legisladores. Graham, quien dijo que sostuvo una conversación telefónica con Trump el domingo, dijo que la opción legislativa “está prácticamente cerrada” y culpó de ello a Pelosi.

La oficina de la legisladora no comentó de inmediato al respecto.

Los demócratas se oponen a la declaratoria de emergencia, pero podrían estar atados de manos para impedirla. Algunos republicanos tampoco están convencidos, temerosos de cómo un futuro presidente demócrata pudiera utilizar esa autoridad. Es casi un hecho que si Trump toma esa decisión será impugnada en la corte.

El senador demócrata Chris Coons dijo que la idea de Graham de reabrir el gobierno es “un gran comienzo”.