Sin portero y sin suplentes; proeza de River en Libertadores

0
63
El arquero improvisado Enzo Pérez del River Plate de Argentina, centro, atrapa el balón durante un partido contra Santa Fe de Colombia por la fase de grupos de la Copa Libertadores en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 19 de mayo de 2021. (Juan Ignacio Roncoroni/Pool vía AP)

Sin arquero y sin suplentes, River Plate protagonizó una verdadera epopeya en la Copa Libertadores.

El conjunto argentino, diezmado gravemente por un brote masivo de COVID-19 marcó el miércoles dos goles en los seis primeros minutos para lograr una épica victoria por 2-1 sobre Santa Fe de Colombia, con lo cual se ubicó en el primer lugar de su grupo en el torneo sudamericano.

River presentó el equipo más insólito en su historia, con el volante Enzo Pérez como arquero de emergencia debido a que el titular Franco Armani y sus tres suplentes figuran entre la veintena de jugadores del Millonario contagiados con el nuevo coronavirus. La CONMEBOL había rechazado la petición de River de habilitar a dos porteros de sus divisiones inferiores.

Pérez, quien se encontraba además lesionado y estaba en el foco de todos, recibió la mejor ayuda que necesitaba con los dos goles tempraneros del defensor Fabrizio Angileri, a los 3 minutos, y el delantero Julián Álvarez, a los 6, ante el desconcierto de un equipo colombiano que llegó completo y terminó con una noche penosa.

“Hablar del partido mucho no tiene sentido por lo que hemos vivido durante este tiempo y lo que padecimos por el COVID-19, pero rescato el corazón, la hombría, la personalidad, no solamente de los chicos que jugaron hoy sino de lo que demostramos el fin de semana en la cancha de Boca”, manifestó Pérez, jubiloso, en declaraciones al canal ESPN.

Aludió al revés sufrido el domingo por River en los penales 4-2 ante su archirrival Boca Juniors luego del 1-1 en el tiempo reglamentario en el Superclásico por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

“Hoy demostramos nuevamente el grupo y la clase de personas que somos cada uno de nosotros”, agregó Pérez, quien aseguró que habló y recibió consejos de los arqueros y el preparador de esa posición en el club.

Admitió, empero, que la adrenalina lo hacía perderse por momentos de su rol bajo los tres palos y de las indicaciones que había recibido.

El técnico Marcelo Gallardo aseguró que tomó la decisión de que Pérez defendiera el arco debido a sus molestias físicas principalmente y porque necesitaba a los otros diez con suficientes piernas para mantener el partido.

“La asumió con muchísima valentía. No era para nada fácil. No es fácil en un puesto que no conoce”, afirmó el timonel en conferencia de prensa.

Angileri facturó el primero al mandar al fondo de la red un rebote en el área luego que un tiro de Agustín Fontana fue rechazado por el portero Leandro Castellanos, poco después que el delantero argentino, de 24 años, había desperdiciado una clara ocasión.

Álvarez, de 21, sumó el segundo al dominar en el área un largo centro y fusilar a Castellanos con un potente zurdazo. Pérez y Gallardo festejaron a todo pulmón las dos dianas en el Estadio Monumental.

Pero River no sólo estuvo más cerca de ampliar el marcador, sino que logró mantener lejos de su puerta a los jugadores de Santa Fe y defendió con todos sus hombres ante las pocas e intrascendentes llegadas del conjunto colombiano.

En realidad Pérez la pasó bastante tranquilo en la primera mitad, ya que Santa Fe apenas remató directamente una sola vez a su puerta. Al volante, que asumió la portería a pesar de sufrir de una distensión muscular, también se lo vio enviando algunas pelotas al córner por precaución.

En la segunda mitad y pese a la imposibilidad de acudir a cambios, River mantuvo control de las acciones, defendiendo con todo y concentrado, ante un timorato Santa Fe que no encontraba las ideas, la ruta ni la contundencia para exigir a Pérez, que continuó tranquilo hasta entonces.