Solo usted decide si hacer bien los ejercicios o se lesionará

0
343

Cuando nos enfocamos en un proyecto de ejercicio físico, no siempre queremos hacerlo bajo la tutela de un entrenador personal, y consideramos que se pueden hacer sin un seguimiento profesional dentro de los márgenes de un gimnasio, o simplemente adecuamos un espacio con algunos equipos e instrumentos dentro del propio hogar.

A muchos de nosotros nos gusta más estar al aire libre, crear nuestras propias rutinas, en soledad o con la compañía que queremos, y sin estar obligados a pagar ninguna cuota periódica. Pero lo cierto es que solo usted decide si hacer bien los ejercicios debidamente supervisados por un profesional, o no. Pero cuando decidimos hacer las cosas por nosotros mismos, lo primero es informarnos, al menos estudiar un poco sobre cultura física, en su particular de ejercicios. Porque hacer ejercicios de manera incorrecta, lejos de ser saludables, son perjudiciales para nuestro físico y para la salud.

La postura es algo fundamental a la hora de hacer cualquier actividad física, no únicamente al ejercitarse, sino que también es vital ya que podría traer consecuencias para el buen funcionamiento del organismo, como exceso de fatiga, mayor estrés, problemas respiratorios, dolores de cabeza, etc. Así que, a la hora de ejercitarse, como en la vida diaria, es importante tener en cuenta posicionarse correctamente en cada ejercicio, porque si lo hacemos de modo incorrecto nos estamos haciendo daño y lesionando.

También el movimiento que se hace al hacer ejercicio debemos ejecutarlo bien y del modo correcto. Si no hacemos ejercicios correctamente orientados y supervisados por un entrenador personal y no nos informamos al menos autodidactamente podemos dañar nuestro cuerpo, además de estar haciendo un trabajo completamente inútil. Efectivamente las consecuencias de los ejercicios mal hechos pueden ser devastadoras, para la cervical, lumbar, ciático y las articulaciones en general.

Frecuentemente ocurre que hacemos una serie de ejercicios con el objeto de trabajar una parte del cuerpo, solo que al hacerlo mal probablemente ni siquiera estemos ejercitando el músculo o grupo de músculos que deseamos idóneamente, y podemos dañar nuestros tejidos como consecuencia de un excesivo estrés o fuerza sobre un tendón que no lo resiste, y por ende se puede traer roturas de ligamento, desgarros y otras lesiones y dolencias más graves.

Por ejemplo, si tenemos un problema con las piernas, buscaremos hacer trabajarlas, o la cintura, los brazos, o cualquier otra parte del cuerpo, y creemos que es muy sencillo mejorar esos determinados músculos, pero puede que tome un camino erróneo.

Pero muchas veces las consecuencias no se dejan ver inmediatamente, sino hasta dentro de un período de tiempo en que repetimos ejercicios incorrectos, y comenzamos a sentir grandes dolores a la hora de ejercitar y después del ejercicio. Sin embargo, debemos aprender a identificar las molestias normales propias del ejercicio del dolor de haberse hecho de forma incorrecta.

Fundamentales consecuencias negativas del exceso de ejercicio físico:

• Vigorexia. Esta condición es un tipo de trastorno dismórfico corporal en el que la persona se ve menos musculada de lo que está y se obsesiona por tener un cuerpo de gimnasio, es decir, musculado.

• Runnorexia. Puede aparecer porque la persona sufre una autoestima baja y, como consecuencia, busca suplir el vacío que siente con el exceso o extremo al correr con consecuencias negativas para el organismo, y el correr o running no es una excepción, a pesar de que es una de las actividades más saludables para el cuerpo y la mente.

• Rabdomiólisis. Es una condición que se caracteriza por la alteración de las células musculares a consecuencias del entrenamiento físico excesivo e intenso sin condiciones apropiadas y sin control o supervisión, que causan alteraciones al organismo y pueden llegar a poner en riesgo la vida de una persona.

• Lesiones. Las lesiones son frecuentes, ya sean de tipo muscular o articular, y, en ocasiones, ocurren por no haber calentado lo suficiente previamente y por la sobrecarga de entrenamiento y otras por la fatiga, incluso mental.

También el llamado staleness, es consecuencias de personas que padecen síndrome de sobreentrenamiento muscular y mental, evaluado por los síntomas de fatiga, insomnio, depresión, pérdida de vigor, etc. Y puede derivar en un problema cardíaco o se debilita el sistema inmunológico manifestándose con resfriados, fiebre, dolores de cabeza entre otras.

Las puertas de Calvet Personal Training LLC, institución dedicada a la salud, están abiertas para contagiarse con los buenos hábitos dirigidos hacia una mejor calidad de vida.

Visítenos en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, Fl, 33405, con una previa cita a través del 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com, incluso usando nuestra página web
www.calvetpersonaltraining.com

Artículo en idioma inglés, clic siguiente link:
https://bit.ly/3hyIvWP