Advertisement

Stephen Curry sabe que el cuento de hadas que escribieron en la temporada regular terminó en un horrible desenlace para sus Golden State Warriors.

El Jugador Más Valioso de la NBA lucía abatido, contrariado y decepcionado apenas minutos después de que perdieron 93-89 el séptimo y definitivo juego de las Finales NBA.

Advertisemen

Está consciente por completo de que él y sus Warriors dejaron de hacer muchas cosas, que al final costaron el bicampeonato.

Los Warriors son el primer equipo que dilapida una ventaja de 3-1 en la serie y pierde las Finales NBA.

“Me va a perseguir por un tiempo porque significa demasiado para mi tratar de liderar a mi equipo cuando me necesitan en la cancha y en los grandes escenarios”, reconoció Curry. “Lo he hecho en otras ocasiones. Pero fui incapaz de hacerlo esta noche”.

Curry respondió así a un cuestionamiento sobre un disparo de tres puntos que falló cuando en los segundos finales el partido aún estaba en la línea.

El mismo movedor de bola había dicho un día antes que debería jugar el mejor partido de su vida.

Sin embargo, ni sus estadísticas de 17 puntos, cinco rebotes, sólo dos asistencias y apenas cuatro triples en 14 intentos muestran siquiera un esbozo de lo que es capaz y ha hecho toda la temporada.

“No jugué eficiente”, mencionó. “Tuve algunos buenos momentos, pero no hice suficiente para ayudar a mi equipo a ganar, en especial al final. Fui agresivo, pero en algunas ocasiones de mala manera”.

Pero en general así fueron las Finales para él, para su pareja, Klay Thompson, y para varios más de los Warriors.

Stephen Curry: “No hice suficiente para ganar”