Táctica republicana con migrantes trastoca debate electoral

0
55
ARCHIVO - El gobernador de Florida, Ron DeSantis, escucha una pregunta durante una conferencia de prensa el 7 de septiembre de 2022, en Miami. (AP Foto/Rebecca Blackwell, Archivo)

(AP) — Han enviado a migrantes por aire y tierra a Washinton, D.C., la ciudad de Nueva York e incluso a Martha´s Vineyard. Y los mandatarios republicanos de Florida y Texas podrían apenas estar empezando.

Los gobernadores Ron DeSantis, de Florida, y Greg Abbott, de Texas, insisten en que esas medidas drásticas son necesarias para exponer la verdadera crisis en la frontera entre Estados Unidos y México, por donde miles de migrantes ingresan a diario de manera ilegal en suelo estadounidense. Pero cuando faltan algunas semanas para sus reñidas reelecciones, amigos y enemigos por igual han reconocido que esas tácticas radicales han funcionado para cambiar el énfasis de las elecciones intermedias de noviembre, al menos temporalmente, alejándolo del derecho al aborto y acercándolo a un tema más favorable a los republicanos.

DeSantis criticó el martes la inacción del presidente Biden en la frontera sur y festejó sus propias políticas por convertir la inmigración ilegal en “un tema central” antes de los comicios.

“Será un tema importante en las elecciones, se los aseguro”, declaró DeSantis. “Su repercusión ha sido mayor a la que podía pensarse. Pero continuaremos haciendo que el impacto sea mayor”.

DeSantis y Abbott han emprendido controvertidas campañas para transportar a miles de migrantes desde Texas hasta estados y ciudades gobernadas por demócratas. Además de cambiar el debate nacional, sus medidas divisivas también podrían fortalecer su imagen a nivel nacional y contribuir a legitimar sus controvertidas políticas mientras sopesan sus aspiraciones presidenciales para 2024.

“Pensé en lo personal que era una buena idea”, manifestó el martes el líder de los republicanos en el Senado federal, Mitch McConnell.

El discurso de los gobernadores es reminiscente de las advertencias proferidas por el expresidente Donald Trump antes de las elecciones intermedias de 2018 de que una caravana migrante amenazaba la frontera sur. Aquel año, los republicanos de Trump perdieron 40 bancas en la Cámara de Representantes y ganaron dos en el Senado.

Los demócratas desde Connecticut hasta California han generado impulso en las últimas semanas con su campaña en contra de la decisión de la Corte Suprema de anular el fallo del caso Roe vs. Wade y la subsecuente ofensiva republicana para prohibir el aborto en docenas de estados. Los republicanos por su parte desean convertir las elecciones intermedias en un referendo sobre el presidente Joe Biden y las preocupaciones sobre la economía, la delincuencia y la inmigración.

Al menos esta semana, la inmigración encabeza el debate nacional.

“Lo que están haciendo es aumentar la prominencia e importancia del tema de la inmigración, que es importante para los electores republicanos y puede contribuir a que vayan a las urnas en grandes números”, dijo el veterano encuestador republicano Neil Newhouse.

Sin embargo, existen riesgos, en particular para DeSantis, que se ha adjudicado el mérito de los dos aviones fletados que transportaron el fin de semana a unos 50 migrantes de Texas a Martha’s Vineyard, una pequeña isla de habitantes principalmente ricos ubicada frente a la costa de Massachusetts. Se había dicho a los inmigrantes que los llevarían a Boston.