Toda Cuba se queda sin luz tras paso del huracán Ian

0
60
Postes de electricidad caídos y ramas caídas bordean una calle después de que el huracán Ian azotara Pinar del Río, Cuba, el martes 27 de septiembre de 2022. (AP Foto/Ramón Espinosa)

(AP) — Cuba quedó en su totalidad sin servicio eléctrico tras el paso del huracán Ian por el oeste de la isla, informaron el martes las autoridades.

La Unión Eléctrica señaló en un comunicado que se trabaja para restablecer el servicio paulatinamente durante la noche del martes y la madrugada del miércoles, en momentos en que las autoridades aún evalúan los daños que dejó el huracán, el cual avanzaba hacia Florida.

Cuba tiene una población de aproximadamente 11 millones de personas. Antes del anuncio de las autoridades sobre la situación en toda la isla, en La Habana —con unos dos millones de residentes— tenía ya algunas horas sin luz.

Ian tocó tierra como huracán categoría 3 el martes y atravesó el occidente de la isla. Afectó especialmente a Pinar del Río, donde se cultiva el tabaco con el que se tuercen algunos de los mejores cigarros del mundo.

El huracán impactó la isla en momentos en que Cuba atraviesa una fuerte crisis económica y energética, con apagones frecuentes.

Inumerables personas fueron evacuadas y otras huyeron de la zona tras el arribo del meteoro que causó inundaciones, dañó varias viviendas y derribó árboles. Hasta el momento no se reportaban víctimas.

Vientos con ráfagas de 218 kilómetros por hora en la localidad de San Juan y Martínez, 162 kilómetros por hora en La Palma y 160 kilómetros por hora en la ciudad de Pinar del Río se sumaron a las lluvias que hicieron pasar duros momentos a los habitantes de esa región tabacalera.

Los fuertes vientos dañaron una de las más importantes fincas de tabaco en la Robaina. “Fue apocalíptico, un verdadero desastre”, escribió en su cuenta de Facebook Hirochi Robaina, dueño del fundo que lleva su nombre y que su abuelo hizo trascender internacionalmente.

Robaina publicó una veintena de fotos con casas de cultivo en escombros, telas hechas girones, carretas volcadas y maderas esparcidas por todos lados.

“La pasé en mi casa con mi esposo y la perrita. Una casa de mampostería, fuerte, con techo de zinc acabadito de poner. Me la tiró completamente abajo”, señaló con dolor Mercedes Valdés, una vecina de la carretera que va desde Pinar del Río hacia San Juan y Martínez. “No pudimos rescatar las cosas —sus bienes personales—, a las 4 de la madrugada salimos corriendo”, agregó.