Triunfo de Trump en Iowa aumenta la presión sobre Haley y DeSantis en Nueva Hampshire

0
52
El precandidato presidencial republicano y expresidente Donald Trump en un evento posterior a los caucus de Iowa, el lunes 15 de enero de 2024, en Des Moines. En la fotografía también aparece Eric Trump, a la izquierda. (AP Foto/Andrew Harnik)

(AP) — Después del aplastante triunfo de Donald Trump en los caucus de Iowa, ahora es turno para que los votantes de Nueva Hampshire decidan qué tan competitiva será la contienda por la nominación presidencial republicana mientras el expresidente mantiene su dominio en el partido.

La exembajadora ante Naciones Unidas Nikki Haley y el gobernador de Florida Ron DeSantis enfrentan una creciente para mejorar su desempeño, luego de sus lejanos finales en los caucus del lunes que dieron inicio a la elección presidencial de 2024. Ambos tienen una semana antes de las primarias del próximo martes en Nueva Hampshire, cuyos votantes se enorgullecen de su tradición independiente como anfitriones de la primera elección primaria republicana del país.

Trump, DeSantis y Haley tienen programados eventos en Nueva Hampshire el martes. Trump viajó primero a Nueva York para comparecer en un juicio civil por difamación derivado de las acusaciones de una columnista que afirmó que Trump la agredió sexualmente. DeSantis se presentó en Carolina del Sur, estado natal de Haley, antes de dirigirse a Nueva Hampshire.

Haley, exgobernadora de Carolina del Sur, aprovechó el martes la reputación de Nueva Hampshire como un estado independiente, lanzando una pauta televisiva a nivel estatal en la que ataca a Trump y al presidente, el demócrata Joe Biden.

“Los dos políticos más despreciados de Estados Unidos”, reza el anuncio, y presenta al presidente de 81 años y al expresidente de 77 como “consumidos por el caos, la negatividad y las quejas del pasado”.

En Carolina del Sur, DeSantis desestimó el intento de Haley de limitar la campaña a una batalla entre ella y Trump. Dirigiéndose a unos cientos de personas en Greenville, DeSantis criticó duramente el trabajo de Haley como gobernadora. Su propio desempeño en Florida, dijo, generó más apoyo de los conservadores de Iowa y añadió que Haley “depende de que los demócratas cambien de afiliación”.

Es verdad que Haley ha tratado de atraer a los votantes moderados desilusionados con Trump y a los conservadores que todavía apoyan al expresidente pero están abiertos a alguien más. Este enfoque ayudó a Haley a ganar en Johnson, el más demócrata de los condados de Iowa y que incluye a Iowa City, donde se ubica la Universidad de Iowa. Trump ganó en los otros 98 condados de Iowa. DeSantis, quien se autodefine más como un conservador “trumpiano”, no ganó ningún condado.

En Nueva Hampshire, en tanto, la elección primaria del Partido Republicano sólo está abierta a los republicanos registrados y a los votantes registrados sin afiliación partidista, un grupo que comprende alrededor de 40% de los votantes. Los demócratas no pueden participar. La fecha límite para cambiar su registro de partido venció en octubre, aunque los nuevos votantes pueden registrarse en las casillas el martes.

En cuanto a Trump, DeSantis reconoció la ventaja del expresidente, calificándolo como “básicamente un político en funciones”, al mismo tiempo que trató de minimizar su desempeño en Iowa.

“La mitad de las personas querían a alguien más”, dijo DeSantis. De hecho, Trump, obtuvo 51% de los votos con 99% de los sufragios contabilizados, más que el 21,2% de DeSantis y el 19,1 de Haley combinados.

Mientras tanto, el entusiasmo por Trump quedó de manifiesto en Atkinson, Nueva Hampshire, donde los votantes hicieron fila fuera de un club campestre bajo la nieve y el gélido viento la noche del martes, horas antes de que el expresidente apareciera en su primer mitin de la recta final.

Dante Scala, experto en política de la Universidad de Nueva Hampshire, señaló que Haley y DeSantis enfrentan distintos obstáculos.

DeSantis ha estado “oculto” para la mayoría de los votantes de Nueva Hampshire, dijo el catedrático, debido a la gran cantidad de tiempo que pasó en Iowa. Ahora, DeSantis tiene la tarea básica de volver a presentarse, afirmó Scala, y demostrar que es un factor importante, aún con su segundo lugar en los caucus.

Haley, que ha dado prioridad a Nueva Hampshire como un posible trampolín para la elección primaria en su estado natal, debe dar el siguiente paso contra Trump.

“Un día después de los caucus de Iowa, existe una sensación de inevitabilidad alrededor de Donald Trump”, afirmó Scala. “Lo que Nikki Haley debe hacer en los siguientes siete días es desactivar esa sensación de inevitabilidad, no sólo entre los votantes de Trump, sino también entre los suyos propios”.