Advertisement

Washington.- El Gobierno de Donald Trump puso hoy fin a un programa que permitía solicitar estatus de refugiado a niños y jóvenes inmigrantes que huyen de la violencia en Centroamérica, puesto en marcha por su predecesor, el expresidente Barack Obama, en 2014.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) emitió hoy la notificación por la que, bajo ciertos requisitos, menores y jóvenes que alegasen y demostrasen necesitar huir de casos de violencia en sus países (Guatemala, El Salvador y Honduras) podrían obtener permiso para ingresar a Estados Unidos, vivir y trabajar temporalmente.

Advertisemen

El Departamento indicó que la decisión de poner fin al programa, conocido como Libertad Condicional, forma parte de la orden ejecutiva del presidente Trump emitida en enero en materia migratoria, y por la que ordenaba a los funcionarios ejercer de manera mucho más selectiva su autoridad para admitir a los inmigrantes fuera de los canales legales normales.

“(El programa) Libertad Condicional sólo se expedirá caso por caso y sólo cuando el solicitante demuestre una razón humanitaria urgente o un beneficio público significativo para la libertad condicional y que el solicitante merece un ejercicio favorable de discreción”, dijo el departamento en su anuncio.

Bajo la Administración de Obama, el programa se estableció como una manera de lidiar con una incesante oleada de niños de El Salvador, Honduras y Guatemala que llegaban a la frontera sur solos, sin la compañía de adultos.