Trump respalda mostrar los diez mandamientos en escuelas y pide a evangélicos que voten en noviembre

0
24

(AP) — Donald Trump les dijo a un grupo de evangélicos el sábado que “no pueden darse el lujo de mantenerse al margen” de las elecciones de 2024 en Estados Unidos, implorándoles que “¡vayan y voten, cristianos, por favor!”

El exmandatario también respaldó que los diez mandamientos estén visibles en las escuelas y en otras partes, en un discurso pronunciado el sábado en Washington ante un grupo de cristianos evangélicos con influencia política. Fue aclamado al mencionar una nueva ley aprobada en Luisiana esta semana, la cual exige que los diez mandamientos se muestren en todas las aulas de las escuelas públicas.

“¿Alguien ha leído lo de ‘No robarás’? Es decir, ¿alguien ha leído estás cosas tan increíbles? Simplemente increíbles”, declaró Trump en la reunión de la Coalición Faith & Freedom (Fe y Libertad). “No quieren que sea proclamado. Es un mundo loco”.

Un día antes, Trump publicó su respaldo a la nueva ley en su red social, diciendo: “Amo los diez mandamientos en las escuelas públicas, en las escuelas privadas y en muchos otros lugares, de hecho. Leánlos. ¿Cómo podríamos equivocarnos como nación?”

El expresidente y virtual nominado presidencial republicano respaldó la medida en un momento en que intenta movilizar a sus simpatizantes de la derecha religiosa, que lo han apoyado firmemente tras mostrarse recelosos en un principio de la celebridad neoyorquina de los tabloides, dos veces divorciado, cuando se postuló por primera vez a la presidencia en 2016.

Ese apoyo se ha mantenido a pesar de que, en el primero de los cuatro juicios penales que enfrenta, un jurado lo encontró culpable de falsificar registros contables para lo que, según la fiscalía, fue un intento de encubrir un pago a la actriz porno Stormy Daniels con el fin de comprar su silencio poco antes de los comicios de 2016. Daniels dice haber sostenido un encuentro sexual con Trump una década antes, algo que él niega.

La oposición manifiesta de Trump a firmar una prohibición nacional del aborto y su renuencia a dar detalles sobre algunas de sus opiniones acerca del tema se contraponen a muchos miembros del movimiento evangélico, una parte clave de la base de electores de Trump, la cual se prevé que le ayude a obtener votos en su revancha de noviembre frente al presidente Joe Biden.

Sin embargo, aunque muchos miembros del movimiento desearían verlo hacer más para restringir el aborto, lo aclaman como el más grande defensor de la causa debido a su papel en el nombramiento de jueces de la Corte Suprema que derogaron el derecho al aborto a escala nacional en 2022.

Trump destacó ese hecho el sábado, diciendo: “Hicimos algo asombroso”, pero se dejaría que sean las personas en los estados las que decidan sobre el tema.

“Cada votante tiene que ir con el corazón y hacer lo correcto, pero también tenemos que resultar electos”, afirmó.

Aunque sigue asumiendo crédito por la derogación del fallo en el caso Roe vs. Wade, Trump también ha advertido que el aborto podría ser un tema políticamente complicado para los republicanos. Durante meses eludió las preguntas sobre su postura en relación con una prohibición nacional.

El año pasado, cuando Trump habló ante la Coalición Faith & Freedom, dijo que hay “un papel vital para el gobierno federal en la protección de la vida de los no nacidos”, pero no dio ningún detalle más.

En abril de este año, Trump manifestó que creía que ahora el tema se debía dejar en manos de los estados. Más adelante dijo en una entrevista que no promulgaría una prohibición del aborto a escala nacional si el Congreso la aprueba. Hasta ahora ha declinado dar detalles sobre su postura en torno al acceso de las mujeres a la píldora abortiva mifepristona.

Cerca de dos tercios de los estadounidenses dicen que el aborto debería ser legal en general, de acuerdo con una encuesta realizada el año pasado por The Associated Press y el Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos.

Algunos asistentes a la reunión evangélica del sábado señalaron que, aunque les gustaría ver una prohibición del aborto a escala nacional, Trump no ha perdido nada del profundo apoyo que le dan.

“Preferiría que promulgara una prohibición nacional”, dijo Jerri Dickinson, trabajadora social jubilada de 78 años de Nueva Jersey e integrante de Faith & Freedom. “Pero entiendo que, de acuerdo con la Constitución, esa decisión se debe dejar en manos de los estados”.

Dickinson dijo que no soporta la ley sobre el aborto en su estado, la cual no establece límites al procedimiento con base en la etapa de gestación. Pero dijo que, más allá de que ella prefiere una prohibición nacional, dejar el tema en manos de los estados “es la mejor alternativa”.

Según AP VoteCast, un sondeo amplio del electorado, cerca de 8 de cada 10 votantes blancos cristianos evangélicos apoyaron a Trump en 2020, y cerca de 4 de cada 10 electores de Trump dijeron ser cristianos evangélicos blancos. Los cristianos evangélicos blancos conformaron alrededor de 20% del electorado general ese año.

Más allá de sólo ofrecer su propio respaldo en las elecciones generales, la Coalición Faith & Freedom planea ayudar a conseguir el voto a favor de Trump y otros republicanos, valiéndose de voluntarios y trabajadores pagados para tocar en millones de puertas en los estados más disputados.

Trump también arengó a los votantes de Filadelfia el sábado con un discurso muy enfocado en los crímenes violentos, y dijo a sus simpatizantes en un estadio que daría inmunidad a los policías para que no sean enjuiciados.

“En el gobierno del corrupto Joe, la Ciudad del Amor Fraterno está siendo devastada por la sangre y la delincuencia”, denunció. “Incrementaremos los recursos policiales federales a los lugares que más los necesitan”.

Las estadísticas del contralor municipal de Filadelfia indican que hubo 410 homicidios en 2023, una reducción de 20% en comparación con 2022.

Tyler Cecconi, de 25 años, habitante de Richmond, Virginia, dijo alegrarse de que Trump salga de su zona de confort y acuda a lugares que podrían no ser republicanos. En el local, una pancarta digital decía: “Filadelfia es territorio de Trump”.

“Él le está mostrando a la gente que, independientemente de si votas por él o no, o si es un condado demócrata o republicano, eso no le importa”, dijo Cecconi. “Un presidente es para todos en este país”.

El candidato republicano al Senado por Pensilvania, Dave McCormick, asistió al mitin y subió al estrado a hablarles a los votantes sobre economía e inmigración,

“Esta economía no funciona para la mayoría de los habitantes de Pensilvania, ni funciona para la mayoría de los estadounidenses”, dijo McCormick.

En ambos eventos, Trump volvió varias veces al tema de la frontera entre Estados Unidos y México y, en un momento dado, cuando dijo que los migrantes que la cruzan son “resistentes”, bromeó que le había dicho a su amigo Dana White, presidente de la empresa de artes marciales mixtas Ultimate Fighting Championship (UFC, por sus siglas en inglés), que los inscribiera en una nueva versión de ese deporte.

“¿Por qué no establece una liga de migrantes y mantiene su liga convencional de luchadores? Y entonces tiene al campeón de su liga, esos son los luchadores más grandes del mundo, luchando contra el campeón de los migrantes”, dijo haberle comentado a White. “Pienso que el migrante podría ganar, así de resistentes son. No le gustó mucho la idea”.

El equipo de campaña de Biden respondió a los comentarios de Trump diciendo que era “oportuno” que Trump, declarado culpable de un delito grave, asistiera a una conferencia religiosa haciendo amenazas sobre la inmigración y “alardeando acerca de arrancar las libertades de los estadounidenses”.

“La incoherente y trastornada diatriba de Trump mostró a los votantes, en sus propias palabras, que él es una amenaza para nuestras libertades y que es demasiado peligroso para dejarlo que vuelva siquiera a acercarse a la Casa Blanca”, dijo en un comunicado Sarafina Chitika, vocera de campaña.